_
_
_
_
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Objetivo: una privatización ágil, pero lo más ventajosa posible

El Frob defiende que la fusión de Bankia y BMN facilita la recuperación de las ayudas públicas

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante la presentación en Madrid del acuerdo de fusión.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante la presentación en Madrid del acuerdo de fusión.Efe

La aprobación de la fusión de Bankia y BMN el pasado lunes por parte de sus respectivos consejos de administración pone en marcha una integración que financieramente responde a una lógica impecable. Bankia entregará a los accionistas de BMN 205,6 millones de acciones nuevas, lo que supone valorar la entidad presidida por Carlos Egea en 825 millones de euros, es decir, 0,41 veces su valor en libros. La cifra se aleja considerablemente de los 1.300 millones de euros con los que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria(FROB) valoró BMN en marzo o los 1.050 millones una vez rescindidas las alianzas con las compañías de seguros, y supone unas pérdidas que el organismo tendrá que anotarse contablemente. Aunque resulta más que complicado que el Estado pueda recuperar las ayudas públicas concedidas a ambas entidades (22.425 millones a Bankia y 1.600 a BMN), de las que es principal accionista, tanto desde el FROB como desde Bankia se defendía ayer que la integración generará un mayor valor y permitirá, por tanto, recuperar más dinero con la fusión que sin ella.

El mercado acogió ayer con optimismo la operación, lo que llevó a las acciones del banco que preside José Ignacio Goirigolzarri a subir más de un 4%. Ello se explica en buena parte porque los inversores esperaba que Bankia realizase una valoración más alta de BMN, pero también porque tanto financiera como estratégicamente (dada la complementariedad geográfica de ambas redes) la fusión tendrá un efecto positivo. Como primera consecuencia, BMN elevará el beneficio de Bankia en 245 millones en 2020, lo que supone un 16% de su beneficio esperado. Además, pese a que la integración rebajará el capital de la entidad hasta dejarlo en el 11,5%, el porcentaje permite cumplir con las exigencias regulatorias.

La unión de Bankia y BMN inicia la marcha atrás de un proceso de desinversión por parte del Estado que tiene fecha –vence a finales de 2019– pero que el presidente de Bankia aboga por acelerar. A ese importante objetivo, el de la celeridad, hay que sumar otro que aún lo es más: que esa salida se articule de forma lo más ventajosamente posible para el contribuyente.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_