Personal Trainer, Personal Shopper. ¿Es la hora del Personal Financial Advisor?

Un asesor financiero regulado, una eafi, no vende nada tangible, lo que se vende en el asesoramiento principalmente es confianza

Araceli de Frutos es socia directora de la eafi 107 y asesora de los fondos Talento Presea Selección y Alhaja Inversiones.
Araceli de Frutos es socia directora de la eafi 107 y asesora de los fondos Talento Presea Selección y Alhaja Inversiones.

Y mi padre me diría…Pero ¿de qué me estás hablando?

En este egocentrismo y anglicismo que invade la sociedad actual, lo más es tener un entrenador personal (Personal Trainer) y un estilista o asesor de imagen (Personal Shopper). Hasta a los niños al nacer ya se les compra la canastilla con su nombre bordado en todos lados… ¿Dónde quedó lo de heredar de los hermanos mayores? Pero ¿por qué no se hace lo mismo con las finanzas?, ¿con las decisiones de inversiones?Aunque sea por postureo… 

En este sector lo habitual es acudir a su entidad bancaria a ver qué me dan. ¿Dónde va la gente? Donde va Vicente… O con el desarrollo de las tecnologías, de la globalización y de la inmediatez de la información el do it yourself (ya estamos otra vez con los anglicismos), “el hazlo tú mismo” está a la orden del día.

El sector de las finanzas personales está evolucionando y más va evolucionar también con la entrada de Mifid 2 el 3 de enero 2018, pero ¿los inversores están preparados para este cambio? ¿Esta nueva regulación realmente será un cambio? 

Los años de la crisis financiera destaparon debilidades que existían en el ámbito financiero, y falta de seguridad jurídica de las inversiones con el destape de los llamados “chiringuitos financieros”. Consecuencia de ello, y queriendo armonizar los servicios y desarrollo de los mercados financieros a lo que ocurre en los países de nuestro entorno, se instauró en el 2009 la figura jurídica del asesoramiento personal con las Empresas de Asesoramiento Financiero (en adelante (eafi). Esta figura está regulada y supervisada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Así en ese año entró en vigor la ley que reconoce al asesoramiento financiero como un servicio de inversión de primer nivel y no como un servicio auxiliar.

Según la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la eafi lleva a cabo recomendaciones relacionadas con la inversión de instrumentos financieros y lo hace mediante un asesoramiento personal. Este servicio será realizado por petición del cliente o por iniciativa de la empresa. 

Ocho años después de su nacimiento el desarrollo del asesoramiento personal no se ha avanzado apenas, o por lo menos en las expectativas que se tenían, y es que el número de eafis  activas parece haberse estancado en torno a 150, según los informes del desarrollo del sector que se realizan a petición del Consejo de Economistas. 

¿Cuáles parecen ser los obstáculos en su implantación?

Poco o nulo conocimiento de esta figura por el público en general

Creo que es el principal obstáculo, el desconocimiento. Una labor didáctica importante, no sólo para dar a conocer la figura sino para instruir al inversor particular sobre la necesidad de recibir asesoramiento, más en un entorno como el español dónde las recomendaciones desde las entidades financieras a los clientes ha sido “poco acertadas”.

Además de acostumbrar a la sociedad a pagar por un servicio. Parece que con la entrada en vigor de Mifid 2 los gastos de asesoramiento por parte de las entidades financieras deberán estar especificados y reportados al cliente… Veremos…

 Al desconocimiento se le une el intrusismo en el sector

Luchar contra el intrusismo, no solo porque los pseudoasesores se lleven parte del negocio, sino ya por el propio cliente, que no tiene la seguridad jurídica de estar respaldado por una entidad regulada por CNMV para la defensa de sus intereses. Esto crea desconfianza en la figura, desconocida, de la eafi. Es labor de todos, desde la propia CNMV a los clientes pasando por las eafis, el alertar de la existencia de actores no regulados.

Un asesor financiero REGULADO, una eafi, no vende nada tangible, lo que se vende en el asesoramiento principalmente es confianza en que con los conocimientos que tiene llevará a las mejores decisiones de inversión para cada cliente. 

Comúnmente se tiene la idea de que la recomendación de una inversión se realiza sobre la base de “cuánto me da”, y, aunque la rentabilidad esperada es una variable a considerar, no es la única.

Ante esta pregunta, lo primero que se tiene que venir a la mente, y no solo al asesor sino al inversor, es el refranero popular. Refranes como “la avaricia rompe el saco” pueden aplicarse cuando nos ciega la rentabilidad de un valor y creemos que nunca caerá o el antiguo “nadie da duros a pesetas”, podría saltar a las mentes cada vez que una entidad nos ofrece una gran rentabilidad en alguno de sus productos.

Y es que al final en el asesoramiento de las inversiones el sentido común es una parte importante.

Así para empezar lo primero que tiene que primar es el sentido común, y partiendo de ahí se tiene que tener como objetivo primordial el no perder dinero, es decir, lo que quiere el cliente es no perder. De nada sirve que se haya caído menos que por ejemplo, el Ibex si se ha perdido dinero. Por supuesto, nadie tiene una bola de cristal y existen circunstancias que escapan al control del asesor pero el objetivo es preservar el capital.

Para ello hay combinar dos variables que están íntimamente unidas de manera inversa, esto es, la rentabilidad y el riesgo

Sentido común, diversificar, saber cuánto se está dispuesto a arriesgar para conseguir un objetivo deseado, a la vez de saber en que no invertir y confiar en tu “Personal Finance Advisor”, ahorrarían muchos disgustos como los innumerables casos que siempre están de actualidad desde Madoff, al Popular, pasando por Lehman o las Preferentes.

Así, apúntate a la moda y pon un Financial Advisor en tu vida.

Araceli de Frutos es socia directora de la eafi 107 y asesora de los fondos Talento Presea Selección y Alhaja Inversiones.

Normas