Endesa descarta un incremento del precio de la luz como el de enero

El consejero delegado cree que costara 10 más a lo habitual para la época del año

Insta a una revisión de los impuestos a las nucleares

 José Bogas, consejero delegado de ENDESA.
José Bogas, consejero delegado de ENDESA. EFE

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha reconocido que los precios de la luz están en nivel altos, pero descarta que regresen cotas del pasado mes de enero cuando superó los 60 euros de MW por hora. Las razones que llevan al precio de la luz a situarse los precios un 60% por encima a los registrados en el mismo periodo del año pasado (30 euros el MW hora) responden a cuestiones de índole climatológico. La escasez de agua y viento que reducen la producción hidráulica y eólica. Lo normal para la época del año es se sitúe en los 40 euros MW hora. "El pasado verano fue un periodo excepcional", ha aclarado.

Durante su intervención en los cursos de la APIE que organiza la UIMP con el patrocinio de BBVA, Bogas considera que "el nivel de precios debería ser más bajo" pero descartó que los incrementos actuales alcancen los niveles de comienzos de año. A su parecer en este caso se trata de una cuestión de carácter local frente a la demanda global de gas que existía en la UE el pasado mes de enero.

Estas declaraciones se producen el mismo día en que el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital afirmó en una entrevista concedida a Antena 3 que, pese a la sequía y las altas temperaturas, el precio de la luz se mantendrá estable. No obstante, hasta la fecha solo ha habido una ola de calor y por delante queda un periodo estival que va a estar a marcado por la escasez de precipitaciones.

Endesa e Iberdrola mantienen desde hace meses una disputa sobre el cierre de Garoña. Mientras la empresa que preside Borja Prado considera que la central nuclear tiene margen de vida, Iberdrola apuesta por el cierre, alegando la ausencia de rentabilidad. Bogas instó a las formaciones políticas a alcanzar un pacto de Estado para garantizar la transición energética. Asimismo, el consejero delegado de Endesa apuntó que Garoña está en "perfecto estado de revista" y defendió que podría continuar funcionando.

No obstante el directivo afirmó que abrirla o cerrarla no tiene apenas influencia pues solo supone "450 MW adicionales". Bogas dijo que si la vida útil de las centrales nucleares concluyera a los 40 años, existiría un déficit que en caso de que se cerraran a los 50 no se daría. En referencia a todos aquellos que cuestionan la rentabilidad de las nucleares, el representante de Endesa ha fijado en 60 euros MWH el punto en el que se cubren todos los costes, tanto financieros como de impuestos. Asimismo, cree que sería conveniente proceder a una revisión del gravamen a las nucleares porque la tributación actual se estableció para hacer frente al déficit de tarifa.

Bogas defendió que para cumplir los objetivos de renovables que determina la UE, las nucleares son vitales. El incremento necesario es de 30.000 M y si se acaba con las centrales nucleares se elimina de golpe 7.000 MW. Cubrir este hueco vía ciclos combinados no sería rentable, de acuerdo a lo indicado, porque no se lograría el objetivo de cero emisiones, ni siquiera con energías renovables. De hecho por medio de estas últimas Bogas cree que sería inviable. Es decir, por una razón u otra las nucleares acaban jugando un papel de vital importancia.

Normas
Entra en El País para participar