¿Viajas de vacaciones al extranjero? Protege tu tarjeta

En vacaciones buena parte del gasto se hace con tarjeta

Evite sobresaltos

Consejos para disminuir riesgos

ahorro vacaciones

El español viaja cada día más y lo hace más al extranjero. Los residentes en España realizaron 182 millones de viajes en 2016, lo que supone un crecimiento del 3,7%, según los datos de la Encuesta de Turismo de Residentes. De todos estos, los viajes en el extranjero supusieron el 17,6% de las pernoctaciones y el 32% del gasto total, con un gasto medio de 96 euros.

Buena parte de este gasto se realiza usando una tarjeta bancaria, en la que destacan las de crédito. Cambiar dinero en origen o en destino es más caro y puede darse el caso de que nos sobre o falte dinero. Sacar dinero en cajeros fuera de nuestras fronteras es aún más costoso, con comisiones que superan el 4% y altos mínimos. Por todo ello, la tarjeta de crédito es una gran aliada, eso sí, si la usamos correctamente y con cuidado para evitar sustos por pérdida, sustracción o uso fraudulento.

Consejos para evitar sobresaltos

Si seguimos una serie de consejos podemos disminuir estos riesgos y conseguir que nuestras vacaciones tengan los mínimos sobresaltos.

  • No acumular tarjetas: Tener una tarjeta de reserva por pérdida o deterioro es importante, pero siempre no llevándola junto a tu tarjeta principal ya que en caso de robo el resultado sería el mismo problema multiplicado por dos. Las cajas fuertes de los hoteles, por ejemplo, son buenos emplazamientos para guardar este “seguro” de vacaciones.
  • Llevar tarjetas con límites pequeños: Muchas entidades financieras nos permiten ir recargando saldo desde nuestra aplicación de banca por Internet. Menos límite, menos riesgo.
  • No perder nunca de vista la tarjeta a la hora de pagar: Aunque los sistemas de pin, contactless o los TPV móviles que nos llevan a nuestra mesa de restaurante son cada vez más comunes, uno de los fraudes más comunes es el de escanear nuestra tarjeta. Por ello no debemos perder el control de nuestro plástico, y que no salga de nuestra vista para evitar el uso de escáneres de mano muy habituales en restaurantes.
  • Tener activado un sistema de alerta: Recibir un SMS es más que útil. Así aunque tengamos el máximo cuidado con nuestra tarjeta es finalmente es robada o copiada, un mensaje a tiempo nos ayuda a bloquear la tarjeta lo antes posible.
  • El mejor uso, en compras: Sacar dinero en un cajero en el extranjero es la operación más cara, especialmente si se hace fuera de los países de la zona euro. Por el contrario, al comprar nos cargarán el importe según el tipo de cambio del momento sumando una comisión por cambio de divisa que no es muy elevada. Incluso sumando esta comisión es mucho más barato que si conseguimos moneda en un establecimiento de tipo de cambio.
  • Llevar siempre a mano el teléfono de atención al cliente de nuestra tarjeta de crédito: Para poder notificar cualquier incidencia, lo normal es que sea un teléfono distinto al de atención al cliente en España.
Normas