Ordenadores vacíos en el Shanghai Stock Exchange de Shanghai, China.
Ordenadores vacíos en el Shanghai Stock Exchange de Shanghai, China. Bloomberg

La recuperación económica dispara el absentismo laboral en España

La tasa de horas no trabajadas se eleva al 4,88% en 2016

El coste total del absentismo por contingencias comunes se sitúa en 68.500 millones

La recuperación económica no trae únicamente buenas noticias. La tasa de absentismo laboral repuntó en 2016 por tercer año consecutivo al situarse en el 4,88%, en niveles de 2009, según el Informe Adecco sobre Absentismo presentado este miércoles en el Colegio de Arquitectos de Madrid. Además, el absentismo crece a mayor ritmo que la economía española. "Lo preocupante es que la tasa crezca por encima del PIB", ha señalado Francisco Javier Blasco, director de asesoría jurídica de Adecco.

El estudio explica que al hablar de tasa de absentismo se refiere al porcentaje de las horas no trabajadas (sin contar vacaciones, festivos, ni horas perdidas debido a ERTEs) respecto a la jornada pactada efectiva. Los datos para la realización del cálculo proceden de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) del Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Esta tasa de absentismo ha crecido de manera continuada desde 2014 hasta situarse tan solo 0,07 puntos por debajo del máximo histórico alcanzado en 2007 (4,95%). Durante seis años seguidos, coincidiendo con la crisis económica, esta tasa se redujo hasta marcar mínimo en 2013 con el 4,1%.

Por sectores de actividad, la tasa de absentismo durante el año pasado creció en servicios e industria, hasta el 5% y el 4,8%, respectivamente. En el lado contrario, disminuyó ligeramente en la construcción, hasta el 3,1%. en Construcción.

El informe, realizado por Adecco en colaboración con Garrigues, AMAT, Fremap, la Universidad Carlos III de Madrid, la UNED y la Asociación española de especialistas en Medicina del Trabajo, señala que el factor determinante de la tasa de absentismo es el número de horas no trabajadas por Incapacidad Temporal (IT), que creció un 6%.

La incapacidad temporal ocasionó 31,8 procesos y 1.266 días de baja por cada 100 trabajadores, de los que el 86% se derivan de procesos de contingencia común, como puede ser ausentarse del trabajo unos días por fiebre o por tener que cuidar de un familiar. Durante el año pasado, se produjeron en España 4.270.848 procesos de incapacidad temporal de este tipo. Esta cifra supone un crecimiento del 8,55% respecto a 2015. Adecco ha observado una tasa de absentismo superior en mujeres que en hombres, debido a la mayor asunción de responsabilidades familiares.

El coste total de este tipo de absentismo por contingencias comunes alcanzó los 68.500 millones para la sociedad, un 10,91% más que en 2015. "No puede ser que el segundo país más longevo del mundo tiene los peores ratios de abstencionismo por contingencias comunes”, ha señalado Blasco. Si se desglosa esta cifra, el coste directo para las empresas fue superior a los cinco millones de euros, mientras que el coste de oportunidad en términos de producción de bienes y servicios que se dejaron de producir ascendió a 57 millones. Finalmente, el gasto a cargo de la Seguridad Social fue de 5.993 millones.

Adecco estipula que el 35% de las bajas por incapacidad temporal se producen de manera fraudulenta. Este fraude supuso un coste por trabajador a la empresa de 482 euros anuales.

José Luis Checa, subdirector general de Fremap, ha puesto el foco sobre algunos problemas de los servicios sanitarios como las listas de espera o la falta de especialistas como responsables del alto coste del absentismo. "No se puede tardar tanto en curar a las personas", ha afirmado.

Normas
Entra en EL PAÍS