Los inspectores del Banco de España dudan del agujero detectado en Popular

Critican el informe de Deloitte que valoró el valor del banco en -8.000 millones

El documento llevó a cargar la factura a los accionistas y a vender el banco a Santander por un euro

Fachada del Banco de España.
Fachada del Banco de España.

Nuevas dudas se ciernen sobre el proceso de resolución de Banco Popular y su venta acelerada a Banco Santander por un euro hace ahora una semana. Los inspectores del Banco de España ponen ahora en duda el calibre del agujero detectado que propició el precipitado fin de la entidad.

Así lo manifiesta en un comunicado la Asociación de Inspectores y Auditores Informáticos del Banco de España, donde ponen en duda el informe elaborado por la auditora Deloitte en el que se estimaba el valor de Popular en una horquilla negativa de 2.000 a 8.000 millones de euros.

Fue esta valoración la que se utilizó en el procedimiento de intervención de la entidad mediante el nuevo proceso de resolución europeo que carga la factura a los accionistas e inversores a fin de evitar que el rescate vuelva a repercutir sobre el bolsillo del contribuyente.

Los inspectores del Banco de España consideran excesivamente amplia la horquilla detectada por Deloitte, que en teoría valora Banco Popular en un escenario normal y otro extremo, para ver su capacidad de resistencia en función de la evolución de la coyuntura.

Desde la Asociación califican de "llamativo" que "la valoración de un 'experto independiente' establezca un rango de entre 2.000 y 8.000 millones de pérdidas, en función de los escenarios que se contemplen".

“Esto lleva a pensar que o los 'escenarios' son de una diversidad extrema, o el 'experto' no lo es tanto, o no lo es su independencia”, valora la asociación en un comunicado interno al que ha tenido acceso este diario.

“Si a nuestros compañeros y a su inspector cabecera todavía hay quien les califica como “visionarios” que acertaron por casualidad, ¿dónde situar a los 'expertos' que afirman que las pérdidas que ahora evalúan pueden variar hasta en un 400%?”, dice el comunicado en referencia a las críticas que han recibido los inspectores del Banco de España que alertaron del riesgo de sacar a Bolsa Bankia.

“Resulta difícil de aceptar que hoy en día cualquier entidad financiera, por grande que sea, pueda verse abocada a la quiebra por un problema estrictamente de liquidez. Y si así llega a ocurrir, sería un indicio sólido de que los garantes de la estabilidad financiera no han procedido de la manera más adecuada”, agregan.

“Estar satisfechos porque un rescate o intervención se haya llevado a cabo sin coste directo para el contribuyente (los indirectos todavía están por analizar) es como estar contentos porque un paciente haya fallecido sin contagiar a nadie”, critican los inspectores, alegando que con el tiempo “se determinará si el fallecimiento era inevitable o no, pero en cualquier caso la pérdida es irreparable”.

Los inspectores denuncian que es "especialmente triste" la desaparición de Popular ya que "tras mostrar los primeros síntomas hace tiempo, en lugar de proceder a una intervención terapéutica de restablecimiento de la salud se decidió permitir que la enfermedad siguiera su curso hasta convertirse en incurable".

Los miembros de la asociación de inspectores se muestran muy críticos también con el modelo de supervisión única europea y los mecanismos de control bancario impulsados durante la crisis. "Hemos podido también constatar, tristemente por la vía de los hechos, la futilidad de los stress tests", ilustran.

La incursión de los inspectores en tono tan crítico, poniendo en duda la independencia y capacidad de Deloitte y de su análisis del valor de Popular prometen dar nuevas armas a las reclamaciones judiciales que los accionistas de Popular afectados ya han comenzado a presentar.

"Desde la Administración del Banco de España se nos ha advertido del posible daño que puede hacerse a nuestra Institución si comunicamos al exterior nuestras inquietudes. Nosotros creemos que lo que realmente pone en cuestión a nuestra Institución (y a otros organismos europeos) es que quiebren las entidades", concluye el comunicado..

Normas