Accionistas de la Sindicatura de Popular estudian demandar al MUR

Estos inversores denunciarán la valoración y resolución que hace el FROB europeo y el español

Este histórico grupo de accionistas esperará el informe ddefinitivo de Deloitte sobre las pérdidas del banco

Banco Popular
Sucursal del Banco popular.

Accionistas significativos, incluso consejeros y pequeños inversores de Banco Popular preparan una avalancha de demandas ante la pérdida total de sus respectivas inversiones en la entidad financiera que ha pasado desde hace una semana a Banco Santander por el precio de un euro.

Los argumentos y los protagonistas de estas demandas son variados. Mientras que la mayoría de los pequeños accionistas han dirigido o dirigirán sus denuncias contra la cúpula directiva de Popular bajo el argumento de la mala gestión de su anterior presidente Ángel Ron, y del último equipo de la entidad, encabezado por Emilio Saracho, otros estudian emprender acciones legales contra los supervisores europeos.

Este es el caso de varios de los accionistas incluidos en lo que se llamó la Sindicatura de Banco Popular. Este grupo de inversores, accionistas de distinta índole, aunque una parte está vinculada al Opus Dei, controlaban en la entidad financiera intervenida y ahora en manos de Santander un 9,6% de su capital, lo que les convertía en el primer accionista y el grupo más afín a la entidad financiera.

Este grupo, que como el resto de los inversores lo ha perdido todo en unas horas (de las 22 horas del día 6 de junio a las 7 horas del miércoles día 7), tras la intervención y posterior rebaja a cero euros y la amortización de todas las acciones e híbridos del banco, estudia emprender acciones legales contra el Mecanismo Único de Resolución (MUR), equivalente al FROB europeo, y contra el FROB español.

“La resolución de la Junta Única de Resolución (SRB en sus silgas en inglés o lo que es lo mismo MUR) de aprobación de la venta de Banco Popular a Santander por un euro es recurrible en el plazo de dos meses ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea”, explica un abogado representante de la Sindicatura, y que ha decidido llevar el caso al despacho de Cremades y Asociados. La argumentación de la denuncia se basaría en la intervención llevada a cabo por el MUR y el FROB español tras la valoración realizada por Deloitte como asesor independiente contratado por el Mecanismo Único Europeo. Esta firma fijó en 8.200 millones de euros las pérdidas de Popular en un escenario adverso, y es la que sirve para establecer la factura a los accionistas y bonistas. Deloitte hizo su valoración en apenas cinco días, y según declararon el BCE y el MUR, es un informe provisional.

Queda pendiente de realizar el informe definitivo que se espera en breve. El FROB también remitirá el suyo.

Accionistas de la Sindicatura realizarían su denuncia a partir del informe definitivo de Deloitte, ya que es cuando comenzaría a correr los dos meses para elevar la demanda, que podría remitirse posteriormente a la Audiencia Nacional. El grupo inversor mexicano encabezado por Antonio del Valle, que tenía el 4% de Popular también estudia demandar la valoración y posterior intervención del banco. La OCU presentó el lunes ante la Audiencia Nacional una querella contra la cúpula de Popular por presuntos delitos de falsedad contable y estafa.

Comunicación al Eurogrupo

Informe. La Junta Única de Resolución (JUR), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE) informarán este jueves a los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, el Eurogrupo, sobre la intervención y posterior venta de Banco Popular.

Estas tres instituciones, encargadas de la supervisión y resolución de la banca europea, decidieron intervenir y vender a Santander por un euro Popular ante su falta de liquidez. Estas instituciones han asegurado que era mejor vender la entidad para proteger a los depositantes, una operación que avaló la CE y ejecutó el FROB español.

La sensación inicial de los países de la eurozona es que la intervención de Popular ha mostrado que el marco de resolución europeo “funciona” y “ha sido bien aplicado”, dijo un alto cargo.

Banco Santander formalizó ayer la venta de una cartera de créditos improductivos con un valor nominal de 338 millones de euros a la noruega de gestión de deuda Axactor.

Normas