Unicaja prevé salir a Bolsa en unos días para no coincidir con la ampliación de Santander

Esta semana está previsto que se publique el folleto

La OPS podrá ser aplazada a septiembre en función del contexto

Unicaja
Manuel Azuaga, Presidente de Unicaja Banco EL PAÍS

Unicaja mantiene al día de hoy su plan de salir a Bolsa a pesar de la intervención y posterior venta de Banco Popular y tras la prohibición de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de adoptar posiciones cortas en Liberbank. La entidad entiende la influencia negativa que podrá tener sobre el valor el ruido negativo del mercado. Pese a ello, la firma que preside Manuel Azuaga incluso acelerará su estreno en el parqué para evitar coincidir con la macroampliación de capital de Santander de 7.000 millones de euros para la absorción de Banco Popular, prevista que se lleve a cabo en julio.

Su objetivo es sacar esta misma semana el folleto de emisión y comenzar a cotizar antes de que finalice junio. Y solo si se complica más la confianza del mercado hacia los valores de las entidades financieras se plantearían aparcar su proyecto de cotizar. De momento, el interés de los inversores institucionales por el mercado español se ha reducido en el caso de las entidades pequeñas y medianas, según señalan fuentes financieras, pero aún sigue siendo atractivo para comprar acciones de Unicaja, explica un experto.

Unicaja pretende captar con esta operación entre 950 millones de euros a 1.050 millones, para lo que emitirá un máximo de 687,5 millones de acciones nuevas, que se sumarían a los actuales 922,8 millones. Venderá el 40,4% en su OPS. El importe que recaudará dependerá del descuento que exijan los inversores para acudir a la colocación, exclusivamente dirigida a institucionales.

Con las cifras que pretende captar implicaría un precio de unos 1,5 euros por acción. Con los fondos que obtendría la entidad pretende pagar los bonos contingentes convertibles (cocos) por 604 millones que el FROB inyectó en EspañaDuero en 2013. También pretende adquirir el 21,1% del capital de su filial Ceiss en poder del FROB por 62 millones, según documentación de la entidad. Además, tendrá fondos para asumir provisiones ante eventuales reestructuraciones de plantilla, pagar por las demandas de las cláusulas suelo, para la modernización tecnológica del banco y para la reestructuración de sus acuerdos en seguros. Estas facturan suman 1.000 millones.

En caso de no llevarse a cabo su salida a Bolsa, el banco tiene un plan B, como ha comunicado a las autoridades, y este pasa por su fusión. Inicialmente había estudiado su unión con Santander, pero ahora esta posible operación parece más complicada. Pese a su salida a Bolsa, la entidad no descarta también una fusión en un periodo sin concretar, dados los cambios existentes en el mapa financiero.

Pese a que el momento de cotizar se ha enturbiado en las últimas semanas Unicaja cree que tiene cosas a su favor que el mercado tendrá en cuenta, como es el potencial de negocio de Ceiss tras su absorción, sus créditos fiscales, o el recorte que hará de su gasto de explotación.

Otras claves

El nivel de cobertura de los activos improductivos de Unicaja era a diciembre de 2016 del 55%, por encima de los niveles de cobertura de sus principales competidores. El nivel de activos improductivos sobre el total de activos se situaba en el 4,5% a cierre del pasado ejercicio.

El calendario de la salida a Bolsa de la entidad andaluza, no obstante, no está cerrado, por lo que no se descarta que la operación pueda retrasarse hasta septiembre.

La Fundación Unicaja, presidida por Braulio Medel, con el 86% del capital del banco, pretende sacar alrededor de 1.000 millones con esta operación, tras reducir su participación al 51% aproximadamente. Los recursos propios de la entidad se situarìan unos 3.000 millones de euros.

Normas