Menéndez llama a la calma en Liberbank: “Es un banco sólido y solvente”

El consejero delegado del banco afirma que la liquidez supera los 12.000 millones

Insiste en que la caída bursátil se debe a factores especulativos

Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank
Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank

Liberbank arranca esta semana bajo la inquietud por su fuerte caída bursátil de la semana previa, que rozó el 40% y que en la sesión del viernes dejó momentos de pánico, con un derrumbe que llegó a ser del 38%, para moderarse al 17,6% al cierre. El rescate de Popular, tras su hundimiento en Bolsa y ante una fuga de depósitos en las últimas jornadas, y su traspaso a Santander han sido el detonante para las ventas en Liberbank, que ha quedado como el eslabón más débil de la banca española y con el nivel de cobertura de activos improductivos más bajo, del 40%.

Es el banco cotizado de menor tamaño, y por tanto menor liquidez, lo que lo ha convertido en pasto para el ataque de los inversores bajistas que con anterioridad estuvieron en el capital de Popular, a pesar de que sus niveles de solvencia y liquidez están muy lejos de los que registraba el banco que hasta el pasado martes presidió Emilio Saracho.

Ante la caída bursátil, el consejo de administración de Liberbank se movilizó la semana pasada con la compra de acciones del banco en una clara señal de compromiso ante los inversores.

“Liberbank es una entidad sólida, ya que disponemos de unos niveles de solvencia que superan de forma holgada los requerimientos de la regulación y contamos con una posición de liquidez que se sitúa entre las mejores de los bancos cotizados españoles”, asegura el consejero delegado de la entidad, Manuel Menéndez, en una declaración a CincoDías y otros medios.

El ejecutivo explica que “la reciente volatilidad en la cotización está influenciada por factores externos al banco, de carácter especulativo, puesto que no han ocurrido hechos relevantes que justifiquen los cambios tan bruscos en el precio de las acciones”. E insiste en marcar distancias con Banco Popular, sobre el que los inversores habían llegado a perder la confianza por las dudas sobre el alcance de sus activos tóxicos en balance y, ya en las últimas jornadas, por los rumores de intervención de las autoridades europeas.

“Nuestra posición de liquidez supera los 12.000 millones de euros y los depósitos de personas físicas representan en torno al 96% del total de los depósitos del banco, de los cuales el 97% tienen un saldo inferior a 100.000 euros. A esto se une el hecho de que el 70% del accionariado, en manos de inversores institucionales, ha mostrado su respaldo al banco, especialmente en estos últimos días”, defiende Menéndez, que en la jornada del viernes adquirió cerca de 80.000 títulos de la entidad.

El consejero delegado de Liberbank ha insistido en mandar un mensaje de calma, ante el riesgo de que el derrumbe bursátil pueda desatar una salida de depósitos capaz de poner en peligro el banco. “Deseo recordar el compromiso expresado unánimemente por el consejo de administración el pasado viernes, que señaló su plena confianza en la solidez, liquidez y capacidad de atención a todos los clientes del banco y reiteró su firme compromiso con la entidad y con su desarrollo futuro”, afirma Menéndez en declaraciones a la prensa.

Diferencias con Popular

El ratio de capital principal (CET1) de Liberbank a cierre del primer trimestre es del 12%, por encima del 8,25% del mínimo requerido por el BCE y a pesar de haber incluido como activos ponderados por riesgo los procedentes de CCM, que antes estaban cubiertos por el esquema de protección de activos (EPA). El capital de Popular había quedado al filo de lo exigido por el regulador.

La morosidad de Liberbank se eleva al 13%, después de que en 2016 finalizara el EPA que protegía los activos improductivos de CCM. Se ha reducido aun así desde el 19,4% de marzo de 2016. Sin el riesgo promotor de CCM, la morosidad es del 8,6%.

Normas