Las posiciones cortas de Popular se trasladan a Liberbank

Declaración de apoyo del 70% del capital del banco

Algunos inversores consideran que debe limitarse la operativa bajista

Un cajero automático de Liberbank en Oviedo
Un cajero automático de Liberbank en Oviedo REUTERS

El derrumbe bursátil que ha sufrido Liberbank entre el jueves y el viernes tiene su origen en los fondos de inversión especulativos, según explican varias fuentes financieras. Estas mismas fuentes aseguran que las posiciones en corto que han especulado durante los últimos meses en Banco Popular, y que llegaron a controlar el 12,9% de su capital, han elegido ahora a Liberbank tras la venta del banco madrileño a Santander.

Las posiciones cortas suponen vender un activo que no tiene en su cartera, con la idea de que el precio va a bajar y que un accionista lo podrá comprar en un futuro a un nivel más bajo. El inversor así ganaría la diferencia entre el precio al que vendió los activos y el precio que pagó para comprarlos.

Varios directivos de empresas que cotizan han vuelto a considerar la posibilidad de reclamar que se limite la actuación de las posiciones bajistas, aunque parece que la normativa es clara y no hay posibilidades de que ahora se puedan poner veto a estos inversores especulativos, coinciden varias fuentes consultadas. Estas mismas fuentes mantienen que si los fondos especulativos se apoderan de la cotización de los valores más pequeños es posible que algunas firmas se piensen salir a Bolsa sin una gran cobertura de su posible accionariado.

Liberbank acumula 10 sesiones en rojo y pierde 385 millones de capitalización desde la resolución de Popular del pasado 7 de junio.

Pese al ataque sufrido entre los dos últimos días de la semana, con un desplome de su valor de un 40% en la semana, tanto los supervisores como la propia entidad mantienen la calma, ya que la situación de esta entidad no es comparable a la de Popular. En la entidad recuerdan que el consejo de administración representa a alrededor de un 70% del capital, con lo que difícilmente es posible que estas posiciones cortas puedan llegar a tumbar a la entidad en Bolsa. De hecho, estos accionistas y consejeros apoyaron el viernes al banco, no solo con compra de acciones, sino también con una declaración común.

Los rumores que volvieron a repetirse estos días en el mercado de una posible compra de Liberbank por CaixaBank fueron desmentidos por la entidad encabezada por Cajastur. Mientras que la entidad que preside Jordi Gual volvió a asegurar que su principal objetivo en la actualidad es la integración de su filial portuguesa BPI.

La caída en Bolsa unido al interés demostrado en un pasado por CaixaBank por Liberbank, y las comunicaciones por parte del BCE y del Banco de España para que sigan las fusiones bancarias en Europa y en España avivan también estas especulaciones.

En los dos últimos días de la semana se han movido en Bolsa unos 100 millones de acciones del banco, de los más de 900 millones que tiene el banco. El capital flotante en Bolsa de Liberbank es de un 30% aproximadamente, “y es lo único con lo que las posiciones en corto pueden especular, ya que el resto del capital está en manos del consejo”, explican fuentes de la entidad.
Como en el caso de Popular con caídas de más del 50% en los días previos a su intervención, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha decidido no suspender su cotización, ya que considera que no hay ningún motivo para ello.

“La normativa establece cuando se puede suspender un valor, y con Liberbank no se da ninguna de las circunstancias recogidas en la norma para ello”, explicaba el viernes un experto.
Solo una gran salida de depósitos de sus clientes por contagio en lo ocurrido en Banco Popular, podría alterar el futuro de Liberbank en la actualidad.

De momento, las oficinas parece que operaban el pasado viernes con total normalidad, “aunque la prueba de fuego será el lunes y el martes”, afirma el directivo de una entidad financiera, que reconoce el nerviosismo que ha provocado entre los clientes de los bancos más pequeños o medianos lo ocurrido con Banco Popular.

Otras fuentes consideran que lo que ha pasado con la acción de Liberbank está estrechamente ligado a las posiciones cortas, pero aunque reconocen el control que tiene el consejo del banco en su capital, recuerda que las Fundaciones Bancarias de las cajas de ahorros que dieron origen a esta entidad controlan el 40% de su capital.

“Es un porcentaje muy elevado, que da seguridad al valor de Liberbank, pero hay que tener en cuenta que el dinero a invertir de estas fundaciones está ya muy limitado, y ahora hay un claro debate en estas instituciones. Qué hacer seguir invirtiendo en un banco o diversificar los fondos para obtener más rentabilidad”, afirma el directivo de una consultora, que reconoce que ese debate está sobre la mesa.

Normas