La venta de viviendas aúpa los ingresos tributarios de las regiones Ampliar foto

La venta de viviendas aúpa los ingresos tributarios de las regiones

La recaudación por ITP y AJD crece hasta marzo un 13,57% anual de promedio

La mejora del mercado inmobiliario no solo se traduce en puestos de trabajo, aumento de los precios de las casas y más ventas, también tiene su traslado a las cuentas públicas, en especial a las de las comunidades autónomas. Los últimos datos publicados por Hacienda demuestran que los dos grandes tributos vinculados al ladrillo en el ámbito autonómico, transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, son los que mayor crecimiento experimentaron hasta marzo, del 13,57% anual, seguidos de los ingresos por IRPF (6,74%) y por IVA (4,67%).

La compra de una casa está gravada, entre otros, con el IVA si se trata de una vivienda de nueva construcción, con un tipo impositivo del 10% y del 4% si es un piso de protección oficial, (figura a extinguir por el fin de las ayudas públicas). Cuando el inmueble es de segunda mano, el comprador ha de pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP), cuyo tipo viene determinado por cada autonomía.

Esto es lo que explica que mientras que Cataluña, Galicia o la Comunidad Valenciana han decidido equiparar el ITP al IVA y han establecido un gravamen del 10%, Madrid con un 6%, Canarias, con un 6,5%; y La Rioja, con un 7% son las regiones donde éste es más bajo. También se encuentra el grupo de autonomías que ha optado por establecer distintos gravámenes, en función del precio de la vivienda que se adquiere.

Además del ITP, si el piso es de segunda mano y se va a contratar un préstamo hipotecario para pagarlo, deberá tributar por el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) que rige en esta clase de trámites. De nuevo, su gravamen varía entre el 0,75% y el 1,5%, según el territorio. Pese al descalabro de abril, cuando las compraventas de pisos descendieron un 8,6% respecto al mismo mes del año pasado con cifras del INE, el volumen de transacciones cerró 2016 creciendo a tasas de dos dígitos y en cuatro meses de este 2017 ya acumula una mejora del 8,8% anual. En cuanto a la proporción del tipo de inmuebles más vendidos, por cada 10 viviendas que se venden ocho son usadas y solo dos a estrenar.

Esto es lo que explica que con los citados datos de ejecución presupuestaria del primer trimestre, la recaudación por ITP y AJD sume un total de 1.926 millones de euros en términos de derechos reconocidos, cantidad que representa el citado 13,57% más que en el mismo periodo del año anterior.

En total, las cifras de Hacienda muestran que para este 2017 las regiones presupuestaron recaudar por ambos tributos un total de 8.351 millones de euros, un 14,06% más de lo ingresado en 2016. Por lo tanto, este incremento hasta marzo muestra que se estarían cumpliendo esas estimaciones prácticamente al céntimo.

Asimismo, de consolidarse la tendencia a lo largo de todo el ejercicio, la actividad inmobiliaria habrá contribuido a la recomposición de las cuentas públicas autonómicas, ya que este 2017 se perfila como el primer año de la historia reciente en el que una inmensa mayoría de comunidades autónomas puede finalizar el ejercicio cumpliendo con el límite de déficit público comprometido con Bruselas, del 0,6% del PIB. No obstante, esos más de 8.300 millones que estiman recaudar por ITP y AJD se encuentran aún lejos de los 18.958 millones que llegaron a ingresar en 2006, cuando el boom inmobiliario alcanzó todos los máximos imaginables.

Las regiones son conscientes de que por más que se recupere la vivienda, aquellos registros no volverán, de ahí que insistan en la necesidad de reformar el actual sistema de financiación para hacerlo menos dependiente de la construcción. Otro de los datos que corrobora la recaudación tributaria relacionada con la actividad inmobiliaria es cómo la recuperación de la vivienda no está siendo uniforme en todas las regiones. Cataluña, Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana, que es donde se concentra la venta de pisos, lideran los incrementos de los ingresos por esos tributos.

Razones para el optimismo

Hacienda se muestra confiada en que este año cumplirá con el déficit, del 3,1%, dada la buena marcha de los ingresos.

Mayor actividad. Hasta abril los ingresos tributarios han aumentado un 10,3% anual por el dinamismo de las retenciones del trabajo, por el crecimiento del empleo; y el buen comportamiento ntre del IVA. También evolucionan de forma positiva IRPF y Sociedades.

Territorios. También continúa la buena marcha del ITP y AJD en abril. En Cataluña, crecen a tasas del 18% y 10% anual. En el País Vasco, el ITP sube un 21,4%. En Valencia hasta mayo el alza es del 5,15%.

Normas
Entra en EL PAÍS