Mapfre vende a Caja España Duero el 50% de su aseguradora común

El precio de la transacción ronda los 141 millones

Unicaja, que controla Caja España Duero, tiene una alianza en seguros con Santalucía

Caja Duero
Una oficina de Caja Duero (propiedad del grupo Unicaja).

La resolución de acuerdos de bancaseguros va llegando a su fin. Caja España España Duero, propiedad de Unicaja, ha anunciado hoy que comprará a Mapfre el 50% de las compañías Duero Vida y Duero Pensiones. Así lo ha informado hoy la entidad en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El precio de la transacción ronda los 141 millones de euros.

Desde que Unicaja absorbió Caja España Duero tenían pendiente solucionar este contrato. Unicaja tenía como principal proveedor asegurador a Aviva, por lo que no podía mantener para un parte de su red (en las antiguas oficinas de Caja Duero) la venta de seguros fabricados por Mapfre.

Hace unas semanas se empezó a despejar el camino cuando Aviva decidió vender su negocio de seguros y gestión de activos a la aseguradora Santalucía, que se convirtió así en el principal socio asegurador del grupo con sede en Málaga.

Solucionado este escollo, el siguiente paso ha sido que Mapfre venda el 50% que mantenía con Caja Duero en las filiales de seguros de vida y de planes de pensiones. Ahora, será Santalucía quien compre a su vez esas participaciones a Unicaja. De esta forma, mantendrán joint ventures para distribuir productos aseguradores y de previsión social en toda la red.
 

Reestructuración de alianzas

La situación que ha vivido Unicaja se ha repetido en decenas de casos en los últimos años. Casi todas las 45 cajas de ahorros que operaban en 2010 tenían uno o dos acuerdos de venta de seguros (para pólizas generales y para pólizas de vida). Con el proceso de reestructuración del sector, las entidades que iban absorbiendo cajas más pequeñas tenían que resolver los acuerdos previos.

CaixaBank fue adquiriendo filiales que mantenían Banca Cívica (producto de la fusión de cuatro cajas), BBVA compró las filiales de Unnim (compuesta por otras tres cajas), Bankia tuvo que pagar a Aviva por resolver el contrato que mantenía una de sus socias fundacionales, Bancaja.

Otras alianzas que se revisarán en los próximos meses son las que mantiene BMN. Si la entidad se integra en Bankia, tal y como está previsto, deberá romper las alianzas que mantiene en seguros de vida con Aviva y con Caser.

La consumación del contrato de compraventa, explica la nota, está sujeta al cumplimiento de determinadas condiciones, consistentes en la obtención de las correspondientes autorizaciones regulatorias.

Normas