Actualidad universitaria para matar el calor

Los cursos de verano se centran en asuntos en el populismo, el ‘Brexit’ o los refugiados

Actualidad universitaria para matar el calor

La llegada del buen tiempo trae un año más la oferta de cursos de verano de las universidades españolas, cada vez más numerosos y más diversos. El verano de 2017 se presenta repleto de programaciones, en las que destaca la tendencia a tratar la actualidad sociopolítica. Asuntos de portada diaria en los medios de comunicación y que preocupan a la sociedad, como el avance de los populismos y los nacionalismos, el Brexit y el destino de la Unión Europea, los refugiados o el yihadismo, son este año el foco en el que ponen su atención muchas universidades. Al margen de estos problemas, los cursos recogen esta temporada otra demanda del público interesado: materias científicas.

Y ello es debido a que, según el vicerrector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), ­Rodrigo Martínez-Val, “estamos detectando que las actividades científicas tienen un interés creciente”. En los cursos que se celebran en Santander, sede por excelencia de la UIMP, a propuesta de entidades públicas y privadas, las semanas de este verano van a acoger materias relacionadas con la ciencia de la salud, “muy demandadas”.

Premios Nobel

Otra prueba de este interés es que en el bloque de los cursos propios que organiza la UIMP, dirigidos a estudiantes de últimos cursos, másteres y posgrados, dos premios Nobel en categorías científicas impartirán clases: el de Física 2014, Shuji Nakamura, disertará sobre ciencias de la luz, y el de Química 2009, Venkatraman Ramakrishnan, lo hará sobre biología celular. Electromagnetismo y cambio climático también ocuparán horas en las aulas de Santander.

Rodríguez-Val enumera otros temas que serán objeto de cursos: el Brexit, la crisis del euro, la de los refugiados y el terrorismo internacional. Actualidad pura y dura, “también del máximo interés de nuestros asistentes”, explica.

Programas en inglés

En la Universidad Complutense de Madrid (UCM) comparten esta visión de cara a la oferta estival, cuyo centro es San Lorenzo de El Escorial: el papel de la ONU, la paz en Colombia, el yihadismo, los refugiados o el desencaje de Cataluña son temas que no faltarán en su catálogo. Sin embargo, el director de los cursos de verano de la UCM, Manuel Álvarez Junco, quiere destacar que, “en la línea de máximo rigor académico e internacionalización” del programa, una de las novedades principales son los Cursos Internacionales Complutenses, que se suman a la variedad de programas en inglés que tiene esta universidad pública. Hay dos bloques: el de Ciencias Sociales, donde se abordarán la crisis actual de la democracia, los populismos y los nacionalismos, y el de Ciencias Exactas, donde el tema central es el de las fronteras de la nanociencia.

Por su parte, la Universidad Autónoma de Madrid impartirá 20 cursos, entre los que sobresalen las necesidades de las personas con capacidades diferentes, transparencia y buen gobierno en la Administración pública, nuevas terapias celulares, sindicalismo y crisis o derecho al trabajo.

Enseñanza a distancia

Muy en cuenta han tenido en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) lo que ahora tiene presencia. Música, física, historia, metodología educativa, Sorolla, la felicidad, alzhéimer, aceite, finanzas, emprendimiento, reinserción o seguridad son algunas de las asignaturas que formarán parte de la programación de la XXVIII edición de sus cursos estivales impartidos en 60 sedes, entre ellas 18 centros penitenciarios.

Coyuntura empresarial

La actualidad más rabiosa se centra también en otros campos como son el mundo empresarial y las redes sociales. Es en este aspecto donde los cursos de verano de la Universidad Carlos III de Madrid han puesto el acento este año. Esta institución privada imparte una escuela de verano junto al Círculo de Bellas Artes de Madrid, llamada Escuela de las Artes, en la que “se apuesta por la interdisciplinariedad y el diálogo con el presente como ejes formativos”, afirman sus promotores. En 2017, cinco cursos teóricos y seis talleres de experimentación artística forman parte de la programación veraniega.

Pero es en aquellos enfocados en los estudiantes donde se dará paso a la actualidad del ámbito de la empresa. La Carlos III International School enseñará a alumnos internacionales la política a través de la historia de España o la tributación y el arbitraje. Y el Instituto de Desarrollo Empresarial ofrecerá cursos sobre el mundo empresarial e innovación; análisis de las redes sociales, auditoría y contabilidad, el potencial del emprendedor o gestión del riesgo en los mercados financieros.

La decana

La Universidad de Zaragoza se precia de ser, junto a la Menéndez Pelayo, la decana en impartir en España cursos de verano. Si la UIMP comenzó a hacerlo en 1932, durante la Segunda República, Zaragoza ya albergaba iniciativas académicas estivales desde 1927. Este año, la aragonesa abre sus puertas por primera vez a la actualidad sociopolítica, dada la demanda existente. Así, abordarán asuntos como la llegada de los refugiados a Europa y la crisis humanitaria o la situación política española, el aniversario de la Revolución Rusa o los archivos públicos como lugar de la memoria de la nación española. La Universidad de Zaragoza amplía su catálogo para introducirse en la logística o los vehículos eléctricos para el transporte.

Además, en su sección, de cursos de español, que en 2017 cumplen 87 años, los de formación de profesores van a estar más orientados hacia la práctica docente.

Este año, la Universidad de Zaragoza celebra el 90º aniversario de sus cursos de verano y la institución ha programado actos para conmemorarlo y una gran exposición.

 Actividades paralelas

Si hay alguna actividad que caracteriza a los cursos estivales son los talleres. En la UIMP tendrán lugar casi 20 de diversas materias, pero lo que el vicerrector Martínez-Val quiere resaltar es una de las actividades señeras del verano cántabro: aquellas que persiguen ofrecer una visión de la ciudad de Santander como marco completo de las iniciativas académicas y culturales. Entre las variedades destaca la presencia de autores muy actuales como el finalista del Premio Planeta 2016 Mario Chicot o del escritor y periodista argentino Rodrigo Fresán.

Por su parte, Manuel Álvarez Junco señala que en la UCM en 2017 se potenciará “el aspecto relacional de los cursos, fomentando una mayor interac­ción entre los asistentes en todas las actividades”. Se pretende explotar el lugar donde se celebran, San Lorenzo de El Escorial, localidad histórica de la sierra madrileña, y que los asistentes lo disfruten más allá del turismo.

La particular atención que las universidades señeras prestarán a los temas de candente actualidad en los cursos de verano se repite en la mayoría de centros españoles, pues la organización de estos programas es una práctica común del panorama universitario nacional.

Cambio de las sedes clásicas

Los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) lanzan una novedad. Las sedes tradicionales en el municipio escurialense han sido el antiguo hotel Felipe II y el edificio de los Infantes. Como parte esencial del fin perseguido, fomentar la interacción con el entorno y la presencia de los habitantes de la localidad en los eventos, muchos de los talleres y actividades se van a celebrar en lugares céntricos como el parque de la Bolera, la Casa de la Cultura o las plazas centrales. La sede de los cursos se traslada al colegio María Cristina. Este edificio ya figuraba en otras ediciones, pero a partir de este año será el espacio central de la programación veraniega de El Escorial, lo que es tanto como decir de la UCM.

Normas