Bruselas relaja las normas sobre capital riesgo para captar al menos 90.000 millones

La UE autoriza a los grandes gestores de fondos a intervenir en el mercado

La norma amplía también el tipo de empresas que se pueden financiar

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el Euro, Valdis Dombrovskis. EFEArchivo
El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el Euro, Valdis Dombrovskis. EFE/Archivo

La Unión Europea ha pactado hoy la relajación de las normas sobre capital riesgo para potenciar un canal de inversión que, a diferencia de EE UU, apenas se ha desarrollado en el Viejo Continente. Bruselas calcula que se podrían movilizar hasta 90.000 millones de euros en financiación si el mercado europeo de capital riesgo alcanzase un tamaño similar al estadounidense.

El nuevo Reglamento suprime algunas de las limitaciones del anterior, que impedían a los grandes gestores de inversión (con una cartera superior a los 500 millones de euros) entrar en el mercado y que limitaban el tipo de empresas que pueden beneficiarse de ese tipo de financiación.

La norma también prohíbe que las autoridades nacionales impongan tasas excesivas a los gestores de capital riesgo domiciliados en otro Estado miembro, una medida que aspira a facilitar la comercialización transfronteriza de este tipo de inversión.

Bruselas mantiene, sin embargo, la limitación sobre el tipo de inversores que pueden entrar en el mercado, porque seguirá exigiendo un capital mínimo de 100.000 euros tanto para el inversor profesional como el no profesional.

Aun así, el vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, confía en que el nuevo Reglamento atraiga mayor inversión en un momento en que los canales de financiación tradicionales (banca, sobre todo) no acaban de cubrir todas las necesidades de las empresas.

"La reforma expandirá las posibilidades de inversión de los fondos, ampliará el número de operadores que pueden intervenir y ayudará a que el capital llegue a las pequeñas y medianas empresas que lo necesiten", ha señalado Dombrovskis.

El acuerdo alcanzado hoy por los representantes del Consejo Europeo y del Parlamento Europeo permitirá la entrada de los grandes gestores y permitirá que el capital riesgo financie a empresas no cotizadas de hasta 499 empleados así como a pequeñas y medianas empresas (Pymes) no cotizadas.

La Comisión Europea aceleró la reforma legislativa ante el evidente fracaso de los Reglamentos vigentes, aprobados en 2013 para impulsar dos nuevos de tipos de inversión bajo la etiqueta de Fondos de Capital Riesgo Europeo (FCRE) y Fondos de Emprendimiento Social Europeos (FESE).

El capital riesgo, según la CE, no ha despegado en Europa y no ha contribuido a paliar la caída de la inversión registrada a partir de 2009. Incluso en los países donde más se ha desarrollado, el capital movilizado no llega al 0,1% del PIB.

En 2016, sólo se habían registrado 70 FCRE . Y el fracaso de los FESE fue aún mayor, con sólo tres en Alemania y uno en Francia, con unos activos gestionados en total de 32 millones de euros.

Bruselas calcula que entre 2009 y 2014, uno de los períodos más agudos de la crisis de inversión, el capital riesgo en Europa podría haber aportado hasta 90.000 millones de euros de financiación si el mercado hubiera estado tan desarrollado como el de EE UU.

Además de escaso, el capital riesgo se encuentra muy concentrado y el 90% de la inversión se concentra en ocho socios de la UE. Reino Unido, Alemania, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Holanda, Francia y España.

El fiasco es de tal dimensión que Bruselas ni siquiera esperó al plazo previsto (2017) para analizar el impacto de la normativa en vigor. Y el año pasado lanzó la reforma que hoy ha entrado en su recta final. Tan pronto como Consejo y Parlamento ratifiquen su aprobación, el Reglamento entrará en vigor tres meses después de su publicación.

Normas