Los festivales se apuntan a la moda vip

Desde comer un menú con estrella Michelin a viajar al evento en jet privado

Muchas áreas de acampada ya ofrecen una opción de lujo

festivales
Escenario del festival Medusa en la edición del año pasado.

La semana que viene, el Primavera Sound inaugura la temporada de grandes festivales en España. Citas internacionales como Tomorrowland, Coachella o Ultra se han hecho famosos por contar con los asistentes más exclusivos, pero ya se puede disfrutar de la música con todo lujo de comodidades sin necesidad de salir del país.

Prácticamente todos los festivales ofrecen la posibilidad de adquirir un abono vip, además de las entradas genéricas. Estos pases suelen dar acceso a áreas diferenciadas, con parking exclusivo, vistas privilegiadas, bebidas más baratas o mejores sanitarios. Sin embargo, algunos eventos comienzan a apostar por una oferta más exclusiva y extensa para diferenciarse.

Los directivos actuales tienden a ser más jóvenes, “son personas que han alcanzado cierta posición, pero quieren seguir disfrutando de la música y optan hacerlo desde la comodidad”, aseguran desde el festival Medusa, que se celebrará en Cullera (Valencia) el 10 de agosto. Por eso, cada vez más espectáculos se apuntan al fenómeno vip e innovan para ofrecer servicios de lujo. Por ejemplo, los organizadores de Medusa, en esta edición, han incluido una opción premium para su clientela más exclusiva. Este servicio consistirá en una grada con mesas y vistas privilegiadas al escenario. Además, se dispondrá de camarero, tres botellas de alcohol de las mejores marcas y un bufé con comida dulce y salada. El precio de este servicio es de 1.200 euros al día, por una mesa con capacidad para cinco personas. Desde Medusa apuntan que los clientes que optan por estos servicios suelen ser directivos o profesionales liberales entre los 35 y los 45 años. Estos acostumbran a disfrutar del festival en grupos de cuatro o cinco amigos, o bien por parejas, aunque añaden que cada vez es más frecuente acudir al festival acompañado de clientes.

Otro de los eventos que ofrece una opción diferente es el Sónar, que tendrá lugar el próximo 15 de junio en Barcelona. El abono vip se puede adquirir desde 295 euros, y además de servicio de guardarropa y wifi gratuito, uno de sus puntos fuertes es el servicio gastronómico. Además de los cada vez más populares foodtrucks, este año el menú de la zona más exclusiva correrá a cargo de tres estrellas Michelin. Albert Raurich, del restaurante Dos Palillos y ex jefe de cocina de elBulli, diseñará el menú para el primer día de festival; Víctor Quintillà, del Lluerna, estará al mando de las cocinas el 16 de junio, y por último, Xavier Pellicer, del restaurante Céleri de Barcelona, será el encargado de cerrar el festival el 17 de junio. Todos ellos prepararán un menú especial y bocadillos de los denominados de autor.

El 16 de agosto comenzará el Arenal Sound en Burriana que, además de ofertar el abono vip, realizó un sorteo entre las personas que compraron las entradas durante las primeras 24 horas que estuvieron a la venta. El ganador del sorteo fue obsequiado con un Volkswagen Polo y 500 euros para gastar en el festival. Además, el afortunado viajará al evento en avión privado con cuatro amigos y se alojarán en el Motel Arenal Sound, apartamentos con aire acondicionado, terraza y zonas verdes donde también se alojan aquellas personas consideradas influyentes que acudan al festival. Asimismo, los cinco disfrutarán de abonos para el evento de por vida y tendrán acceso a las zonas vip.

Muchos festivales optan por ofrecer servicios mejorados en el área de acampada. En estos casos, la mayoría de los eventos cuentan con The Glamping Co, una empresa dedicada a ofrecer zonas de acampada para eventos multitudinarios. El Festival Internacional de Benicàssim (FIB), el Arenal Sound, el Bilbao BBK Live o el Dreambeach, de Playa de Villaricos (Almería), son algunos de los que ofrecen sus servicios, pero también están disponibles en otros eventos, como el Gran Premio de Motociclismo de Jerez. The Glamping Co cuenta con varios tipos de tiendas ya montadas con diversos servicios asociados. Entre ellos destaca la Bell Tent, una tienda de estilo colonial con cinco metros de diámetro y capacidad para cuatro personas en colchones autohinchables. Los huéspedes también podrán disfrutar de un bufé de desayuno, y aunque el precio varía en función del festival, una Bell Tent cuesta entre 400 y 550 euros.

Normas