La OPEP acuerda prolongar nueve meses el recorte de la producción

El Brent reacciona a la decisión con descensos cercanos al 5%

El mercado descontaba la noticia desde el pasado 15 de mayo

El ministro de Petróleo de Arabia Saudí, Jalid Al Falih.
El ministro de Petróleo de Arabia Saudí, Jalid Al Falih. EFE

El acuerdo al que llegaron los 14 países miembros de la OPEP y otros 10 países productores de crudo independientes no pilló por sorpresa al mercado.De hecho, ya estaba descontado. Pero el mercado recibió con decepción –que fue al alza– la decisión de prolongar los recortes de la producción hasta marzo de 2018.

El precio del petróleo inició la jornada con ascensos y llegó a subir un 1,24%, hasta los 54,63 dólares. Sin embargo, la negativa de los productores a incrementar la intensidad de los recortes, terminó con un castigo por parte de los inversores. El crudo de referencia en Europa concluyó la jornada con un descenso del 4,63%, hasta los 51,46 dólares, caída muy similar a la registrada por el West Texas (-4,79%). “Un recorte más profundo sería necesario para sacudir el mercado e impulsar los precios. La producción estadounidense, canadiense y brasileña continuará creciendo y la demanda global permanecerá suave”, afirmó Nitesh Shah, analista de ETF Securities. El economista senior de materias primas de ABN Amro, Hans Van Cleef, añadió por su parte que la caída registrada en la cotización sería temporal.

Evolución del Brent en la sesión

Lo vivido en el mercado de petróleo supone un punto de inflexión a la tendencia que imperaba desde que el 15 de mayo Arabia Saudí y Rusia emitieran un comunicado conjunto en el que se mostraban a favor de extender los recortes nueve meses más. El preacuerdo entre Moscú y Riad sirvió de revulsivo al Brent, que desde los mínimos anuales –a comienzos de mayo cayó por debajo de los 49 dólares, nivel que no registraba desde noviembre de 2016– venía subiendo un 12%.Este resurgir le permitió el pasado 23 mayo alzarse a los 54,15 dólares.

Ya desde por la mañana las filtraciones que se iban conociendo de la cumbre de la OPEP dejaban entrever que intensificar los ajustes iba a ser imposible. Kuwait y Arabia Saudí se mostraron contrarios a ello.

El ministro de Petróleo saudí, Khalid A. Al-Falih, remarcó en su intervención que el objetivo de la reunión era lograr la “consolidación, fortalecimiento y aceleración del proceso de reequilibrio del mercado con la reducción de inventarios de petróleo a nivel mundial”. Pero en ningún momento veía necesario ampliar la intensidad de las medidas aplicadas, después del fuerte grado de cumplimiento alcanzado en los últimos meses. Al-Falih subrayó que en los cuatros primeros meses de 2017 se logró llevar a cabo el 100% de los recortes previstos a finales del pasado año (de hasta 1,8 millones de barriles diarios), permitiendo situar la oferta en los 32,5 millones de barriles al día.

“La caída de los inventarios ha empezado y espero que esta tendencia se acelere cuando entremos en la temporada de alta demanda del crudo”, aseguró el ministro de Petróleo de Arabia Saudí y actual presidente de la OPEP. No obstante, advirtió que se necesita seguir trabajando en esta línea para devolver los inventarios al nivel medio de los últimos cinco años.

La realidad muestra que pese a los esfuerzos acometidos, no se ha conseguido acabar con la sobreoferta que inunda al mercado y el barril Brent continúa lejos de los 60 dólares. En ello mucho ha tenido que ver el papel de EE UU. La recuperación de los 40 dólares por barril ha sido el pistoletazo de salida que necesitaban los productores de fracking para reactivar el bombeo. Según informaciones recogidas por el departamento de análisis de Julius Baer, desde finales de noviembre el número de plataformas petrolíferas en EE UU ha aumentado en 300. A esto hay que sumarle el hecho de que las reservas de crudo estadounidenses están en máximos históricos para esta época del año. Es decir, suben hasta los 516,3 millones.

Por si esto no fuera suficiente, este semana el presidente de EE UU, Donald Trump, anunció que en los presupuesto de 2018 habrá una partida de ingresos que procederán de la venta de parte de las reservas de crudo de emergencia. El importe que se recaude (unos 16.600 millones de dólares) irá destinado a compensar el déficit público derivado de la rebaja de impuestos y el aumento del gasto en infraestructuras. El objetivo es sacar al mercado la mitad de los 688 millones de barriles que atesora en cámaras subterráneas en Louisiana y Texas desde la crisis de los años 70. A cambio, Trump iniciará exploraciones de yacimientos de la Reserva Nacional del Ártico.

Desde ETF Securities sostienen que EE UU está cerca de producir cantidades récord de petróleo con casi la mitad del número de equipos de perforación que en el pico de 2014. “Es probable que los productores estadounidenses sigan socavando los esfuerzos de la OPEP. En ausencia de un corte más profundo, esperamos que los precios sigan bajando, posiblemente por debajo de los 50 dólares”, añaden.

Más optimista se mostró el ministro de Hidrocarburos de Ecuador, Carlos Pérez, que una vez concluyó la reunión de la OPEPen Viena se mostró optimista.Pérez prevé que el oro negro se revalorice un 10% adicional, hasta situarse en la horquilla de los 55 y 60 dólares el barril. Horquilla que también barajan en Moscú.

Normas