mercado inmobiliario
Promoción Garibay 3, diseñada por Rafael de La-Hoz, en Madrid.

La promoción chic de Emerige desembarca en España

La compañía francesa desarrolla casas en Madrid y Barcelona con el diseño de prestigiosos arquitectos

Un nuevo inversor internacional se suma a la apuesta por la recuperación inmobiliaria en España. Se trata de la empresa francesa Emerige, un promotor que ya cuenta con cuatro desarrollos de viviendas en este país destinadas a un segmento socioeconómico de clase media-alta.

La firma parisina, creada en 1989, ha decidido extender su actividad a Madrid y Barcelona, además de su tradicional mercado en la capital francesa. “Hemos decidido invertir en España por la proximidad geográfica y por el dinamismo económico y social en ambas ciudades”, explica Yann Bloch, director del negocio internacional de Emerige. “Creemos en la solidez de la economía española”, asegura.

La compañía, creada por el empresario Laurent Dumas, ha apostado por cuatro promociones en España. El primer suelo lo adquirió en 2013 en Barcelona, donde ya ha rehabilitado y comercializado al 100% un edificio en la calle Muntaner. Bloch rechaza calificar sus viviendas como lujo, pero sí se dirigen a personas con alto poder adquisitivo, con un coste medio de 6.500 euros por metro cuadrado, “donde se cuida el producto”, afirma. Todas las promociones tienen un alto componente de diseño y mimo arquitectónico.

En la primera promoción comercializada en la capital catalana, el 30% de los pisos han sido adquiridos por residentes extranjeros.

En Barcelona desarrollan una segunda promoción en la calle Muntaner, en el barrio de Sant Gervasi, desarrollado por el estudio Factoría UDA, y que cuenta con 24 apartamentos y 548 m2 para comercios.

En Madrid han iniciado la comercialización de otras dos promociones. Una en la calle Garibay, en el barrio de Pacífico y diseñada por el arquitecto Rafael de La-Hoz, y la segunda en la calle General Yagüe, en el barrio de Tetuán, creada por el arquitecto Antonio Ruiz Barbarín.

Emerige se suma a otras promotoras de capital internacional que han apostado por la recuperación del ladrillo en España, como la también francesa Kronos, Aedas (del fondo estadounidense Castlelake), Vía Célere y Aelca (ambas controladas por el estadounidense Värde Partners), Neinor Homes (del texano Lone Star) o la familia venezolana Capriles, entre otros.

Estas empresas apuestan por el desarrollo de viviendas, después de que el ritmo de construcción se redujera al mínimo tras la dura crisis del ladrillo, con el objetivo de dar salida a una demanda embalsada y a los clientes que buscan reposición de casas.

“Tenemos confianza en la demanda. La promoción de Barcelona ha funcionado bien, ya que la hemos comercializado en 12 meses. También vemos que el acceso al crédito por parte de las familias ha mejorado y existe cierto dinamismo en los precios de venta”, asegura el directivo francés. “Creemos que si hay buen producto, el mercado responderá”, añade.

Normas
Entra en EL PAÍS