Las ventas de coches caerán en 2018 por primera vez desde 2012

La falta de estímulos a la compra estanca el canal particular

Las flotas de empresas mantienen el tirón este año

Concesionario de Volkswagen en Madrid.
Concesionario de Volkswagen en Madrid.

Las matriculaciones de vehículos en España caerán el año que viene por primera vez desde 2011, según las estimaciones planteadas ayer por la consultora especializada MSI. Las ventas de coches ascenderán a 1,187 millones en 2018, un 0,05% menos que la previsión de cierre de este año, que MSI establece en 1,188 millones de vehículos entregados. Esta cifra es un 3,6% superior a las matriculaciones del año pasado, que acabaron en 1,146 millones.

La razón principal del estancamiento del mercado está en las caídas en el canal de particulares, que ha ido decreciendo durante el año en curso a causa de la inexistencia de planes de estímulo a la compra de vehículos, como los anteriores planes PIVE. Las estimaciones de MSI están hechas como si no fueran a aprobar ningún programa de ayudas a la adquisición en lo que queda de año ni en el siguiente.

De este modo, el canal de particulares, que creció un 18,5% en 2015 repecto del ejercicio anterior, caerá un 1,8% en 2018, hasta las 618.944 entregas, una situación también inédita en los últimos cinco años. De hecho, aunque las previsiones de MSI estiman que cerrarán el año con un crecimiento del 1,6% y 630.293 unidades en las ventas a particulares, lo cierto es que ya este canal ha empezado a decrecer desde el mes de agosto.

Al respecto del estancamiento del canal de particulares, José Manuel López, director comercial de MSI, explicó en su ponencia que “la demanda añadida al plan PIVE en los años anteriores supone que se han adelantado compras. Gente que podría haber esperado algún año más para cambiar su coche no lo hizo y adelantó su compra”, detalla. Ahora, sin planes de estímulo, se produce el efecto contrario. Los usuarios retrasan la decisión a la espera de que se puedan aprobar estas ayudas.

Los canales profesionales mantendrán su tirón y serán los responsables de que, a final de año, las matriculaciones crezca ese 3,6%. Por un lado, el canal de empresas subirá un 7,8% en el año, hasta las 3545.261 unidades mientras que las alquiladoras incrementarán sus compras en un 3,2% en el año, hasta las 212.815 unidades. Para el año que viene, estas comercializaciones no serán capaces de alzar el mercado puesto que las empresas solo incrementarán sus ventas un 1,2% en 2018, hasta las 349.522 unidades y las alquiladoras, un 3,1% más.

Normas
Entra en El País para participar