Inversión

La CNMV endurece las exigencias para la venta de derivados tóxicos de Chipre

El supervisor chipriota difunde una circular para las entidades que operan aquí

El organismo español podrá actuar si las entidades no cumplen

El presidente de la CNMV, Sebastián Albella.
El presidente de la CNMV, Sebastián Albella. EFE

Los contratos financieros por diferencias (CFD), las opciones binarias y la operativa apalancada en el mercado de divisas (conocidos como forex) llevan desde hace tiempo en el punto de mira de los supervisores de los mercados. Tras detectar que las firmas especializadas en estos productos no informaban adecuadamente de los riesgos y que se comercializaban sin ser adecuados para todos los clientes, la CNMV ha pasado al ataque.

El organismo que preside Sebastián Albella ha logrado endurecer las exigencias para la comercialización de derivados ‘tóxicos’ con licencia en Chipre vendidos en España. La CNMV ha conseguido que su homólogo en Chipre, la Cyprus Securities and Exchange Commission, difunda una circular para que las entidades con sede en la isla del Mediterráneo que comercialicen aquí estos productos realicen las mismas advertencias y actuaciones que las entidades registradas en España. Gracias a esta misiva del regulador de Chipre, el organismo español podrá actuar en el caso de que las entidades chipriotas no apliquen las medidas comunicadas por el supervisor del país en las operaciones con inversores españoles.

Entre las medidas exigidas se encuentra que los intermediarios adviertan de que estos productos no son adecuados para minoristas por su complejidad y riesgo y que debido al apalancamiento de este tipo de productos las pérdidas que pueden tener los clientes pueden ser mayores a lo invertido. Además, el cliente deberá poner por escrito que es consciente de que la CNMV no lo considera un producto adecuado y las publicidades deberán contener siempre una advertencia sobre la dificultad de entender estos productos. Según un estudio, el 82% de los clientes que realizaron operaciones con CFD sufrieron pérdidas.

España no es el único país que ha tomado medidas contra estos derivados. Bélgica prohibió su venta a pequeños inversores, y Países Bajos y Francia bloquearon su publicidad. Incluso la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) llegó a plantear la prohibición de su comercialización en la UE.

Normas