Presidente de Miami Fashion Week

Julio Iranzo: “Se debe utilizar la moda para lanzar un mensaje sostenible”

Lleva dos años al frente de la quinta pasarela más importante del mundo de la moda

Recalca que se hará hincapie en el desarrollo de marcas a partir del reciclaje

miami fashion week
El presidente de Miami Fashion Week, Julio Iranzo, en su casa de Madrid.

Julio Iranzo nació en Madrid hace 40 años y desde hace dos es el presidente de Miami Fashion Week. La pasarela ha sido recientemente señalada por la Asociación de Diseñadores Americanos como la quinta más importante del sector de la moda. Iranzo confiesa que el mundo empresarial le atrae desde pequeño porque siempre ha sido muy inquieto y le apasiona trasladar sus ideas a la realidad. Empezó en el mundo de la moda por azar, pero ahora más de 5.000 personas asisten al desfile que dirige y otras 600.000 lo ven por internet a través de las más de cuatro horas diarias de transmisión en vivo que realizan.

¿Cómo empezó en el mundo de la moda?

Fue por casualidad. Yo estaba más centrado en el sector inmobiliario cuando se nos planteó la posibilidad de comprar la sociedad propietaria de Miami Fashion Week y, por tanto, la oportunidad de estar también en Miami, que es una ciudad que me parece muy interesante. Además, me parecía que era un evento con muchas posibilidades, y aunque nunca había tenido un especial interés en la moda en concreto, siempre me han interesado muchos ámbitos de la cultura. Por ejemplo, había producido anteriormente la obra de teatro Sofocos. Al fin y al cabo, Miami Fashion Week es un evento de moda y cultura que tiene muchas actividades que giran a su alrededor.

¿Qué otras actividades se organizan en torno a los desfiles?

Cada año se elige un tema y se organiza unas master class sobre el mismo. En esta ocasión van a tratar sobre sostenibilidad y moda, algo en lo que creo que todos debemos profundizar para concienciarnos de la importancia de un mundo más sostenible que tenemos que construir entre todos. A estas clases acuden ponentes de todo el mundo. Se va a hablar de las distintas formas que existen para desarrollar marcas partiendo del reciclaje y de la necesidad urgente de cuidar el medioambiente. Es una forma de usar la Miami Fashion Week como plataforma para lanzar este mensaje al mundo.

¿Las clases son abiertas?

Sí, a los desfiles solo se puede acceder por invitación, pero a las master class puede acceder todo el mundo que compre la entrada [desde 40 euros al día], al igual que al concierto de Diego Torres [desde 50 euros] y a la gala benéfica que organiza nuestro presidente de honor, Antonio Banderas [desde 944 euros]. Los fondos que se recauden en esta última se donarán a Miami Children Health Foundation y a la Fundación Lágrimas y Favores, en la que está tremendamente envuelto el actor español.

¿Cómo se selecciona a los diseñadores?

Hay dos condiciones para aparecer en el desfile: ofrecer una colección resort y que esta no se haya presentado antes. Luego hay un comité de expertos, en el que no me encuentro, que evalúa otros valores, como la calidad, el talento y la creatividad. En total desfilan diez diseñadores, entre los que este año se encuentran dos españoles: Agatha Ruiz de la Prada y Custo Barcelona. No es una gran pasarela por la cantidad, sino por la calidad y por todos los eventos que existen alrededor de los desfiles.

Al ser la sostenibilidad el tema de este año, ¿influye esta en el proceso de selección?

Nosotros queremos usar la pasarela como plataforma para lanzar un mensaje al mundo y tenemos la sostenibilidad muy interiorizada, así que la hemos convertido en algo cotidiano. Los diseñadores conocen la importancia que le damos a esto y, por tanto, lo respetan y lo apoyan.

¿Por qué se decantaron por la moda resort?

Esta reorientación se inició cuando llegamos nosotros y se hizo por primera vez para la edición de 2016. Nos parecía que lo pedía la propia ciudad de Miami. Al fin y al cabo, la moda resort es una colección de preprimavera destinada a cruceristas, sobre todo en Estados Unidos, que quieren tener la ropa de primavera en las primeras semanas de enero, cuando todavía no está disponible en las tiendas. Cuando se piensa en Miami se piensa en sol y en playa, además, es el primer punto de partida de cruceristas de todo el mundo, con lo que Miami es la ciudad idónea para este tipo de moda.

¿Y tiene salida?

Es verdad que son colecciones muy exclusivas y destinadas a un público muy concreto, pero tienen cada vez más demanda, sobre todo en países tropicales o con características climatológicas más concretas.

Normas