Contra la lacra de la corrupción, formación

Ha sido realizado por Transparencia Internacional y FTI Consulting

Es un conjunto de herramientas que incluye un módulo de aprendizaje

Registro en el domicilio de Jordi Pujol, en Barcelona.
Registro en el domicilio de Jordi Pujol, en Barcelona.

Gürtel, Lezo, Púnica, Nóos, Palau… los casos de corrupción en España parecen no tener fin, con revelaciones cada día que protagonizan las portadas de los medios de comunicación. Una situación que sobresalta a la opinión pública y que induce a pensar que existe un deterioro generalizado de las instituciones públicas, del que no escapan las empresas, como cooperadoras necesarias en las tramas.

Para evitar y combatir estos casos, la ONG Transparencia Internacional, con el apoyo de FTI Consulting e Inmarkets, han puesto a disposición de las organizaciones Doing Business without Bribery (hacer negocios sin soborno), un conjunto de herramientas gratuitas contra el soborno que incluye un módulo de formación online completo.

El curso, que tiene casi lista su última actualización, se implementó en 2011, cuando se definió la legislación contra la corrupción en Reino Unido (UK Bribery Act) y está disponible en www.transparency.org.uk/training. Brinda a las organizaciones acceso gratuito a los materiales de capacitación de las mejores prácticas, elaborado por los principales expertos anticorrupción del mundo.

“Lo que se hizo fue elaborar un manual de formación para identificar potenciales acciones de corrupción, o de pago de sobornos, cómo evitarlos y cómo definir planes que eviten que determinados pagos o servicios que pueden ser ofrecidos por un tercero entren dentro de la categoría de corrupción, principalmente cuando tienen por objeto influir en la toma de decisiones”, explica José Piñeiro, managing director de FTI Consulting.

El curso está dirigido a todos los empleados de las organizaciones, pero como recuerda Piñeiro, “es muy difícil transmitir a la plantilla una cultura de responsabilidad social corporativa si los directivos no son los que llevan la bandera de la lucha contra la corrupción. Los principales que están en los focos y a quienes tenemos que educar y quienes tienen que ser el espejo donde mirarse tienen que ser los directivos”.

El plan de formación tiene preguntas de situaciones reales que los empleados tienen que responder. El manual, por ejemplo, plantea cuáles son las excusas comunes que se suelen utilizar para justificar la corrupción, señala el directivo de FTI Consulting. Por un lado, la complacencia: esto siempre se hizo así. “Pero esto ya no cuela, ya no es tan acertado”, subraya. La ignorancia, “no sabía que realizar determinada acción puede ser considerada corrupción”. Subcontratar una corrupción, “no lo hago yo directamente, sino que lo hago a través de un tercero”. O que los sistemas anticorrupción no eran adecuados. “Una vez que se define cuáles son los marcos o las excusas que se utilizan, lo que se hace es poner situaciones reales, que los empleados deben contestar”, concluye Piñeiro.

Los empleados que completan el curso obtienen, así, “una mejor comprensión de las leyes de soborno y las consecuencias de violarlas y el conocimiento para evitar sobornos al hacer negocios”, asegura el managing director de FTI Consulting, que considera que lo importante es que haya una formación continua, que no sea solamente un evento esporádico que luego para cumplir con lo que me pide el estándar.

Una lucha ventajosa

Transparencia Internacional explica a algunas de las razones por las que atacar la corrupción es ventajosa para los negocios.

Reduce la burocracia. Organismos como el Banco Mundial argumentan que la corrupción prospera cuando hay burocracia, porque crea más oportunidades para el amiguismo y el soborno.

Aminora los costes. La corrupción aumenta el coste de hacer negocios: las estimaciones oscilan entre el 10% y el 30%.

Crea un entorno operativo estable y seguridad sobre los contratos. Abordar la corrupción fortalece los derechos de propiedad y el imperio de la ley

Normas