Vicio, religión o paridad, excusas para invertir

Solo se recomiendan en carteras suficientemente diversificadas y en inversores que acepten el riesgo

La robótica, el cambio climático o el envejecimiento son las macrotendencias más explotadas

Vicio, religión o paridad, excusas para invertir

¿Aburrido de invertir en acciones de la zona euro? ¿El Nasdaq o el Nikkei ya no le parecen emocionantes? ¿La deuda de los países emergentes dejó de llamarle la atención? ¿Distribución, banca o energía le suenan ya demasiado predecibles? No se preocupe. El sector de la inversión le ofrece centrarse en casi cualquier tema de su interés para intentar lograr rentabilidad a largo plazo.

Cuando decimos que el sector de la inversión es capaz de diseñar fondos sobre casi cualquier tema o sector y lograr, además, ganancias, lo decimos a sabiendas.

Uno de los fondos temáticos de inversión más famosos, por ejemplo, es el Vice Fund, gestionado por USA Mutuals, que hace de los vicios la virtud de su rentabilidad.

Pero también los hay que tienen a la religión como hilo conductor. Es el caso del Temperantia FI, un producto creado por el banco privado suizo Julius Baer para responder a las necesidades de entidades y personas que tienen sensibilidad católica también en la gestión de su patrimonio.

Asimismo, podemos mencionar el agua, la igualdad de género, el turismo o innumerables variantes de la tecnología. En esta área, José María Luna, director de análisis de Profim Eafi, menciona el GAM Star Technology, y dentro de la tecnología, fondos que se centran en las disrupciones digitales (Finaltis Funds Digital Leaders), la robótica –“un tema que venimos recomendando desde hace tiempo”– (Pictet Robotics) y la ciberseguridad (Pictet Securities). “La complejidad e innovaciones tecnológicas crean desafíos como terrorismo, ataques cibernéticos y amenazas para la salud”, recuerda el gestor del fondo, Yves Kramer.

En robótica, hay otros ejemplos, como el Axa WF Framlington Robotech o Credit Suisse (Lux) Global Robotics Equity Fund.

El cambio climático o cuestiones relacionadas con la sostenibilidad son un clásico entre los fondos temáticos. De hecho, el Nordea 1 - Global Climate and Environment Fund es el fondo que Nordea cree que mejor encaja en las carteras de sus clientes. Entre los institucionales, porque ofrece diversificación en comparación con segmentos de mercado de renta variable. Y entre los minoristas, porque pueden tomar una decisión proactiva para invertir en una solución que promueve una sociedad más sostenible, mientras que también genera retornos. Todo el mundo sale ganando.

También se han lanzado ETF que abarcan megatendencias. Recientemente, uno sobre el uso médico de la marihuana

En Profim también apuestan por las empresas familiares, y de ahí que ofrezcan a sus asesorados el March International The Family Businesses Fund. También de la gestora española tiene en las carteras de sus cliente el March Vini Catena, un clásico de los temáticos españoles que invierte en empresas implicadas en el proceso de elaboración del vino. Desde fabricantes de corchos a bodegas.

Pero no solo los fondos apuestan por la especialización; BlackRock, asimismo, ha lanzado una gama de fondos cotizados (ETF) temáticos para abarcar las megatendencias mundiales: envejecimiento de la población, innovación sanitaria, digitalización y automatización y la ya señalada robótica.

Tampoco podemos dejar de mencionar Horizons Medical Marijuana Life Sciences ETF de la Bolsa de Toronto (Canadá), que permite a los inversores exponerse al negocio de la marihuana con fines terapéuticos.

¿Son para todos los públicos?

Aunque estos vehículos han estado tradicionalmente más vinculados a inversores instituciones, según Josep Bayarri, director de productos, análisis e inversiones de Arquia Banca, “el creciente refinamiento de los inversores particulares, en parte gracias a la mejora de la calidad del asesoramiento que están recibiendo, está empezando a reflejarse en tomas de posiciones de este tipo de clientes para complementar sus carteras de fondos”.

Y es que Valero Penón, director general de Ibercaja Gestión, lo tiene claro: “Los buenos instrumentos de inversión deben ser accesibles tanto para inversores institucionales como para individuales, y este tipo de fondos lo son”. El último en presentarse ha sido el Ibercaja Global Brands, fondo centrado en el sector consumo y, dentro de este, en marcas premium.

“El entorno de bajos tipos de interés y las incertidumbres geopolíticas recientes hacen que los inversores busquen diversificar en temáticas de crecimiento estructural más independientes de vaivenes cortoplacistas”, aseguran en Amundi, y ponen como ejemplo el envejecimiento de la población (CPR Silver Age), “una tendencia inexorable que se puede aprovechar”, o el fenómeno de la disrupción, que se ve acelerado por los cambios tecnológicos y la globalización (CPR Invest - Global Disruptive Opportunities). “Vemos este interés tanto de cliente institucional como de cliente particular, donde cabe destacar el cliente de banca privada”.

Para Mariano Arenillas, responsable de Deutsche AM Iberia, “son productos fáciles de entender, ya que suelen ser temas muy palpables por todo el público y a su vez diferentes, por lo que donde mayor éxito han tenido ha sido en las carteras de inversores de bancas privadas y planes de pensiones, con vocación ambos más largoplacistas y que pueden tener paciencia para que la temática ocurra”.

Para Gonzalo Rengifo, director general de Pictet AM en Iberia y Latam, en este tipo de inversiones puede ser conveniente una exposición estructural de entre el 3% y el 5% a fondos temáticos en la cartera de renta variable.

“Una desventaja que los fondos temáticos o de tendencia puede tener es que las tendencias, a menudo, pasan por una fase de excesiva fama o moda. Para nosotros, por lo tanto, es muy importante mantener siempre a la vista la oportunidad de monetizar, y no solo tener lo que se dice una gran historia. La investigación, un cierto y sano sentido de escepticismo y la diversificación del riesgo son importantes para hacer frente a esta desventaja”, declaran en Robeco, gestora que cuenta con el Robeco Global Consumer Trends (invierte en las distintas tendencias de consumo con crecimiento global desde la perspectiva del consumidor: digital, consumidor emergente y grandes marcas) como su producto estrella de esta clase.

Por contra, “una de las ventajas es la mayor exposición a un sector en especial sin tener que tener exposiciones a sectores no deseados, como ofrece un fondo global. Pero esto también puede ser una desventaja por reducir la diversificación a sectores”, admite Ignacio de la Maza, responsable de ventas de Iberia y Latinoamérica de Henderson Global Investors, de ahí que “siempre recomendamos que los clientes acudan a su asesor de inversiones antes de decidirse por un fondo sectorial o global”.

Tecnología, salud o pequeños valores, en el foco de españolas

Vera Castelló

En cuanto a las grandes gestoras nacionales, BBVA AM ofrece dos fondos de vocación sectorial: BBVA Bolsa Tecnología y Telecomunicaciones y BBVA Bolsa Europa Finanzas. “El primero es global, toda vez que el sector tecnológico está fuertemente anclado en EE UU, mientras que hemos optado por dedicar el segundo a la inversión en el sector bancario paneuropeo”, explican en la entidad, donde apuntan que “este tipo de fondos tiene sentido en cualquier tipo de cartera de inversión siempre que esté suficientemente diversificada. Dicho de otro modo, no se entenderían nunca como única inversión en Bolsa”.

Santander ha optado por el Santander Small Caps Europa (empresas de pequeña y mediana capitalización) o el Santander Solidario Dividendo Europa (acciones de elevada y sostenible rentabilidad por dividendo, además de criterios éticos).

En CaixaBank, por su parte, destacan su fondo Multisalud, que invierte en compañías del sector salud americano y europeo y, en menor medida, japonés. Con algo más de 500 millones de euros de patrimonio, se centra en farmacéuticas, biotecnológicas y productos y servicios médicos, explica Jordi Mas, su gestor.

“El sector de la salud es de crecimiento defensivo. Es de crecimiento porque la población envejece y el deseo de disponer de una mayor calidad de vida es infinito. Como consecuencia, la demanda potencial aumenta. Y es defensivo porque los pacientes demandan los mismos servicios sanitarios con independencia del ciclo económico".

Extravagancias

Vicio, religión o paridad, excusas para invertir

Ejemplos de fondos de inversión especializados en los más variados temas.

Vice Fund. Apuesta por casinos, tabaqueras, fabricantes de bebidas alcohólicas o armas.

Axa WF Mix In Perspectives. Solo selecciona aquellas compañías que favorecen la igualdad de género en su actividad.

Schroder ISF Global Cities Real Estate. Invierte en empresas que poseen las mejores inmobiliarias en “ciudades globales”, es decir, los lugares donde la gente quiere vivir, trabajar y jugar.

Edmond de Rothschild Fund Global Data. Busca empresas cuyo negocio está directamente relacionado con el big data, así como aquellas que son capaces de transformar su modelo a través de su uso.

GVC Gaesco 300 Places Worldwide. Invierte en empresas del sector turismo que prestan sus servicios en los 300 lugares más visitados del mundo.

Pictet Premium Brands. Incluye productos y servicios de carácter aspiracional y de calidad alta. Hay que tener en cuenta que los de “gama alta aumentan con el envejecimiento de la población y el incremento de clase media en emergentes”, según su gestora Caroline Reyl.

Temperantia FI. Inversión socialmente responsable, aplica criterios excluyentes y valorativos basados en la doctrina social de la Iglesia católica.

Normas