Natixis Global AM: “España es el país europeo donde más rápido crecemos”

Hay un cambio en la banca para mejorar el asesoramiento

Rechaza que la gestión pasiva sea una amenaza

Matt Shafer, director general de distribución internacional de Natixis Global AM.
Matt Shafer, director general de distribución internacional de Natixis Global AM.

La industria española de fondos de inversión sigue copada por productos conservadores de la banca, que aprovecha su poderosa red de oficinas para su venta. Pero poco a poco está surgiendo una tendencia creciente a asumir un poco más de riesgo, ante el agotamiento de la rentabilidad en activos tradicionales como la renta fija, y una mayor diversificación de la oferta, también entre los propios bancos. El máximo responsable de la distribución internacional de la gestora Natixis, entidad que a nivel global gestiona más de 837.000 millones de euros, asegura que el interés de la banca española por su oferta de fondos va en aumento, hasta el punto de que España ocupa un lugar prioritario en su estrategia de crecimiento en Europa. A través de acuerdos de distribución con la banca, Natixis vende en España los fondos de su modelo multigestora, que da acceso a estrategias especializadas de inversión en más de 20 filiales de Europa, Asia y Estados Unidos.

¿Cómo ha evolucionado la oferta de fondos en España? ¿Cómo influye en el negocio de Natixis el hecho de que la banca apueste por vender sus propios fondos?

Ha mejorado muchísimo. Somos muy optimistas con España, donde se está registrando el mayor crecimiento de fondos a particulares desde el estallido de la crisis financiera. Nuestro modelo de construcción de carteras está perfectamente alineado con lo que buscan los clientes españoles. Es cierto que hay todavía mucho dinero en depósitos y cuentas corrientes, pero hay también un deseo creciente entre los particulares de instrumentos con más rentabilidad, sobre todo a través de fondos de inversión.

Pero con una industria tan dominada por la banca, ¿hay garantías de que se le ofrece al cliente el mejor producto posible?

Desde luego que no se trata de ofrecer al cliente un producto sino una solución de inversión. Y sí vemos a los bancos muy interesados en discutir con nosotros nuevas ideas de inversión, hay una verdadera sed de información entre nuestros clientes, los bancos. Hemos detectado en un estudio entre inversores españoles individuales que casi el 40% está preocupado por la pérdida de riqueza. Y eso es algo a tener en cuenta. La industria en el pasado ha estado demasiado enfocada en producto, provocando la pérdida de confianza en el asesoramiento. La reputación de los gestores no ha sido lo buena que debería ser a nivel global. Nuestro trabajo es mejorar eso y proveer información y herramientas para la construcción de carteras. Es lo que nos está demandando el mercado, en especial en España. Hay hambre de información, deseo de construir una relación con el cliente a largo plazo.

¿Cómo se traduce en el negocio de Natixis esa mejoría de la banca en el asesoramiento y la oferta de fondos?

No facilitamos datos de mercados locales, pero estamos creciendo a cifras elevadas de doble dígito en los últimos tres años. España es el país europeo donde más rápido crecemos.

¿Qué tipo de productos les demandan más los bancos para ofrecer a sus clientes?

Está habiendo un cambio de perspectiva respecto a lo que hemos visto habitualmente en los últimos años, que es por supuesto la oferta de fondos de renta fija. Vemos mucho más interés por la venta de fondos de renta variable, no solo en España sino en Europa y Estados Unidos. Hay una tendencia a buscar otras fórmulas más allá de la gestión tradicional, las fórmulas multiestrategia, en activos descorrelacionados, los fondos de inversión sostenible y responsable...

¿Cómo es el inversor español en comparación con el europeo?

Hay una tendencia conservadora por naturaleza en el inversión español. Pero la búsqueda de ideas de inversión está aumentando de forma evidente, con ideas de mayor asunción de riesgos. En España vemos una apertura hacia una mayor diversificación y sofisticación de las estrategias, que también se ve en otros países como Francia o Italia, donde también la base de inversores es tradicionalmente conservadora. En Reino Unido, Alemania y el norte de Europa se aprecia en cambio una mayor inclinación hacia la exposición a la Bolsa.

¿Cómo va a impactar la directiva Mifid II en la industria española de fondos?

Va a introducir sin duda más transparencia. Será algo bueno para la industria, se pondrá el foco no en el producto sino en el asesoramiento y nosotros estamos formando parte de ese cambio. La retrocesión de comisiones es un asunto clave, especialmente para España.

¿Cómo afrontan la competencia de la gestión pasiva? Está resultando más rentable, y más barata, que la gestión activa.

Nuestra visión no es enfrentar gestión activa y gestión pasiva, sino la suma de ambas. Somos una gestora muy activa y nuestros gestores son muy independientes en su toma de decisiones, pero en nuestra construcción de carteras hay también gestión pasiva a nivel global. No es cuestión de enfrentar ambos modelos sino de que vayan juntos, también desde la perspectiva de la gestión de riesgos. De hecho, hay mucha confusión sobre los riesgos asociados a la gestión pasiva. Pero en definitiva, no la vemos como una amenaza. Quienes sí están amenazados son los gestores con malos resultados y comisiones altas.

¿Cuáles son ahora las principales preocupaciones de los inversores?

El gran desafío al que se enfrentan nuestros clientes es cómo evitar las decisiones emocionales a la hora de invertir. Ante acontecimientos como el brexit o las elecciones en Francia, es clave tener un plan financiero a largo plazo, en el que los objetivos financieros sean sostenibles, y un diálogo continuo con el asesor. Ayudamos a nuestros clientes para que los suyos tomen decisiones a largo plazo, no ante situaciones geopolíticas fuera de su control.

Normas