Los Benetton van en buldócer con Atlantia

Comprar Abertis reduciría su exposición a Italia y le daría más fuerza en EE UU

Criteria no tiene mucha elección; su mejor opción es seguir la corriente

Coches en una de las autopistas que gestiona Abertis.
Coches en una de las autopistas que gestiona Abertis.

Los Benetton van en buldócer hacia la megaliga del peaje. Atlantia, controlada por la familia italiana, quiere comprar Abertis por 16.300 millones. El principal accionista de su objetivo, Criteria, aún no ha respaldado el acuerdo.

La propuesta de Atlantia crearía el mayor operador de autopistas de peaje del mundo, pero tendría un precio. El ahorro mínimo de costes, calculado por los analistas en torno a los 60 millones al año, vale quizás 400 millones en valor actual, un tercio de la prima de 1.200 millones que ofrece Atlantia respecto al 13 de abril, antes de que se hablara de la oferta.

Algunos de los activos de Abertis están cerca del final de su vida útil, y la empresa está en una disputa judicial sobre si tiene derecho a percibir una indemnización por tener menos tráfico del esperado en la autopista AP-7.

El objetivo real, para los Benetton, puede ser reducir su exposición relativa a Italia, donde están la mayoría de las inversiones de Atlantia. Si Donald Trump consigue empezar el derroche en infraestructura prometido en EE UU, una Atlantia reforzada podría competir con más fuerza por las licitaciones. Además, los bancos pueden estar más dispuestos a prestar a una empresa más diversificada.

Un obstáculo es que hasta ahora ni Abertis ni su mayor accionista han respaldado el acuerdo, a pesar de extensas conversaciones previas. Criteria, que posee el 22% de Abertis, no quiere vender. Atlantia ofrece por tanto elegir entre efectivo y acciones, y la idea es que Criteria escoja esto último y mantenga una participación del 15%, en comparación con el 25% de los Benetton, además de obtener tres puestos en el consejo. Dichas acciones no se podrían negociar durante dos años, para hacerlas menos atractivas para otros accionistas de Abertis.

Criteria no tiene muchas opciones. Podría negarse a hacer nada; el acuerdo quizás decaería, o seguiría adelante con Criteria manteniendo una participación minoritaria en una Abertis aún cotizada, pero con poca influencia sobre el grupo mayor. A pesar de que no hay contraofertante obvio, Criteria podría utilizar su influencia para sacar un euro o dos más. Más allá de eso, su mejor opción es simplemente seguir la corriente.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas