Posiciones cortas

Estos son los ocho ‘hedge funds’ que más atacan a la Bolsa española

Dia, Banco Popular, Cellnex y Técnicas Reunidas son las firmas más ‘agredidas’

La mayoría de los fondos bajistas son de Reino Unido y EE UU

Hedge funds Ampliar foto

Ni la estabilidad política en España, ni el crecimiento económico, ni el alza del Ibex –16,5% en el año– han expulsado a los hedge funds que apuestan contra las cotizadas nacionales.

Las posiciones cortas, o bajistas, suponen la toma de acciones prestadas de una compañía determinada, a cambio de una comisión, para venderlas y recomprarlas más tarde cuando el precio haya caído, embolsándose así la diferencia. Se pueden abrir directamente en contado o con derivados: contratos por diferencias (CFD), warrants, futuros y opciones, entre otros.

En las empresas que forman el Ibex, solo Gamesa, IAG, Iberdrola, Inditex y ArcelorMittal no tienen comunicadas posiciones cortas a la CNMV. Aquí entran en juego la capitalización y los umbrales de transparencia. Solo han de enviarse las posiciones superiores al 0,2% –y no es lo mismo ese porcentaje en Técnicas Reunidas, que vale unos 2.000 millones, que en Inditex (más de 112.000)– y los nombres son solo públicos cuando exceden el 0,5% del capital.

Dia se mantiene desde hace tiempo en el punto de mira de estos fondos, que acumulan posiciones cortas en la compañía de distribución por el 21,67% de su capital. Tras ella, se sitúan Banco Popular (12,37%), Cellnex (8,26 %) y Técnicas Reunidas (7,22%).

Los grandes atacantes de la Bolsa española, de acuerdo a los registros del supervisor, son los hedge funds Lansdowne, Marshall Wace, AQR, Oxford AM, WorldQuant, BlackRock, AKO y AHL. Cada uno de ellos tiene posiciones cortas superiores al 0,5% del capital en más de dos empresas del Ibex y concentran posiciones cortas por más de 1.600 millones de euros.

Juan Gómez Bada, director de inversiones de Avantage Fund, resta maldad a su operativa: “Su misión no es provocar el mal. Ayudan a que el mercado se regule y no se creen burbujas como la de Gowex y, si se crean, que estallen antes y afecten a menos gente”. “Con su existencia, los directivos tienen más motivos para ser honestos. Y no ganan más que los que apuestan por subidas”, sentencia el experto.

Es cierto, reconoce Gómez Bada, que son “desestabilizadores en determinados momentos de pánico”, como puede ser el caso de la acción de Popular en los últimos meses.

En España, se vetaron las posiciones cortas contra el sector financiero entre agosto de 2011 y febrero de 2012; la prohibición se recuperó cinco meses después para todos los valores y finalizó el 31 de enero de 2013. La crisis hizo saltar las alarmas en Europa y se reguló la posibilidad de invalidar las operaciones bajistas, si bien el reglamento de Bruselas especifica que solo en circunstancias excepcionales deben tomarse medidas. La normativa impide que puedan venderse acciones sin tenerlas (ventas cortas al descubierto, en la jerga), de manera que el juego es limpio.

Los expertos destacan que las posiciones cortas injustificadas serán subidas a medio y largo plazo: “Para cerrar las posiciones, tienen que comprar”, afirma el experto de Avantage Fund.

Quién es quién

Los ocho ‘hedge funds’ que más atacan la Bolsa española son todos británicos o estadounidenses. Estas son sus características.

Lansdowne. Con un patrimonio de 21.000 millones de dólares, fue fundado en 1998 y tiene su sede en Londres.

Marshall Wace. Tiene más de 22.000 millones de dólares, su sede está en Londres y KKR participa con un 25% del capital, que compró en 2015.

AQR. Se creó en 1998 por directivos procedentes de Goldman Sachs. Sus activos suman 188.000 millones de dólares.

Oxford AM. Con más de 10.000 millones de dólares, data de 2004.

WorldQuant. Utiliza técnicas de gestión cuantitativa, es de procedencia estadounidense y tiene activos por más de 5.000 millones de dólares.

BlackRock. Es la mayor gestora del planeta con activos por unos 5,4 billones de dólares.

AKO. Con más de 10.000 millones de dólares en gestión, es londinense.

AHL. Colabora con la Universidad de Oxford y gestiona 18.800 millones de dólares.

Normas
Entra en El País para participar