Unicredit confía en el impulso de Macron

El deseo de crecimiento del presidente francés puede beneficiar al banco italiano

La entidad ha superado las expectativas del primer trimestre

Oficina de Unicredit en el centro de Roma, el miércoles.
Oficina de Unicredit en el centro de Roma, el miércoles.

Invertir en los bancos italianos podría ser la manera más inteligente de aprovechar el impulso de las elecciones francesas. Tanto Crédit Agricole como Unicredit han superado las expectativas del primer trimestre, pero la entidad francesa está por encima del valor contable, mientras que su colega italiana languidece; pero podría subir si Emmanuel Macron reforma Europa.

Si las elecciones francesas suponían una amenaza existencial para Europa, eso no se muestra en los resultados de Crédit Agricole ni de Unicredit. Los ingresos subyacentes del prestamista francés subieron un 14% interanual, por encima de las expectativas de los analistas. Unicredit registró una subida del 3% interanual, un 6% por encima del consenso.

La evidencia de una recuperación europea sigue siendo desigual. Crédit Agricole registró una fuerte recuperación en la demanda de los grandes clientes, mientras que el crecimiento de préstamos en Italia de Unicredit fue débil. Sin embargo, el panorama doméstico también parece alentador. Las provisiones de Unicredit contra futuros préstamos incobrables está volviendo a niveles cercanos a los de antes de la crisis. La proporción de préstamos dudosos que declaran default ha caído por debajo del 30%, después de rondar el 40% el año pasado. Los créditos de Intesa Sanpaolo están creciendomucho más rápido.

Ni el francés ni el italiano están teniendo rendimientos por encima de su coste de capital, que está probablemente en torno al 10%. En 2019, Crédit Agricole debería estar ahí, y Unicredit, que está siendo reestructurada, estará bastante cerca del 9%. Sin embargo, para un inversor Unicredit podría ser la mejor apuesta. El banco cuenta con que los ingresos permanezcan planos los próximos dos años. Está cotizando a solo dos tercios de su valor contable – menos de lo que se justificaría si estuviera cerca de generar beneficio económico.

Ahí es donde entra el nuevo presidente francés, que tiene el mandato de reformar el país, y un aparente deseo de empujar la eurozona hacia políticas de crecimiento. Si tiene éxito, los bancos se beneficiarán, pero los inversores de Unicredit pretenden tener más que ganar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas