mercadona

Juan Roig: “Mi madre me inspiró: primero hay que dar y luego recibir”

Desde 2013 su entidad Lanzadera ha impulsado a 55 empresas. Todas ellas ya dan empleo a 170 trabajadores

“He recibido mucho de mi familia, de mi empresa y de la sociedad y hago lo que otros hicieron conmigo”

“Que no lo dude nadie. Si tienes una idea susceptible de convertirse en una empresa, cuéntasela a Juan Roig”. La frase es de un lanzadera, un profesional ayudado por el proyecto personal del presidente de Mercadona para impulsar a emprendedores de toda España. El proyecto pone en marcha a interesados en utilizar fondos personales del fundador de la cadena de supermercados para el lanzamiento de sus negocios.

Pero ¿qué mueve a un empresario del calado de Juan Roig a involucrarse en este negocio de forma tan estrecha y personal? ¿Cómo alguien llegado a tal punto de su trayectoria profesional, en la que nadie le exigirá que demuestre mucho más de lo que ya ha demostrado, saca fuerzas para estar embarcado ya desde hace años en la aventura de Lanzadera?

Y Juan Roig, a pesar de ser dueño de una personalidad nada proclive a enfrentarse a los medios de comunicación, accede a responder directamente a CincoDías. “Uno de mis sueños es ayudar a otros emprendedores a que consigan los suyos, ese es el gran objetivo de Marina de Empresas, que agrupa el proyecto Lanzadera, EDEM Escuela de Empresarios y Angels. Creo que el emprendedor debe ser inconformista y radical por naturaleza. Tiene que ser el pez que nade contracorriente, para arriesgar y para continuar, aunque nadie le apoye”

¿Y a qué razón obedece el hecho que tanto usted como su esposa dediquen tantos esfuerzos a actividades filantrópicas y de mecenazgo?

"Hay una verdad universal, que me inspiró mi madre: primero hay que dar y después recibir. Y si recibes, tienes que devolver sin preguntar si hay otros que lo estén devolviendo. Por mi parte, como he recibido mucho de mi familia, de la empresa que presido y de la sociedad, quiero impulsar Marina de Empresas. Contribuir con mis conocimientos, compartiendo mi modelo de gestión, y con mis recursos, como otros hicieron conmigo antes, a crear empresas, empresarios y ejecutivos para que ellos a su vez, en el futuro lo devuelvan a la sociedad como cada uno considere”.

"Ahora mismo se están incubando los proyectos de 45 equipos en Valencia. Cada día hay 200 emprendedores trabajando"

Pero ¿cual es el calado real de un iniciativa que lleva cuatro años en pié? ¿Quienes han utilizado el dinero que Roig y su familia generan a través de Mercadona para ver sus ideas hechas realidad?

A todo ello contesta la mano derecha de Roig en el proyecto, el director general de Lanzadera, Javier Jiménez. “Desde 2013, entre las diferentes ediciones, hemos impulsado a 55 empresas, aportando financiación a los proyectos por valor de 10,4 millones. Estos equipos han conseguido crear 170 empleos directos, y levantar más de 11 millones de inversión para seguir creciendo. Ahora se está acelerando e incubando 45 equipos, que están cumpliendo su sueño en Marina de empresas, donde cada día hay 200 emprendedores trabajando".

¿De ellos cuantos tienen viabilidad en la actualidad?

"El modelo de gestión que se aplica a las nuevas empresas es el mismo que ha utilizado Juan Roig para levantar Mercadona

"Hoy son 48 de estas 55 las empresas que siguen funcionando en el mercado, este dato nos impulsa a seguir mejorando, para que la cifra sea cada vez más elevada."

¿Cómo es el día a día en Lanzadera?

"Estamos muy pendientes de los proyectos que forman parte de los diferentes programas. A cada uno de ellos se le asigna un director de proyectos que acaba convirtiéndose prácticamente en un miembro más del equipo. Desde el principio se propone a cada equipo emprendedor una serie de hitos a cumplir durante su estancia en el programa."

Y continúa: "Mediante estos objetivos pactados y con apoyo de la formación y el asesoramiento que reciben, así como la financiación que les aportamos, las empresas consiguen alcanzar un ritmo de aceleración adaptado a cada sector."

"Los emprendedores", añade el director general de Lanzadera, "tienen un calendario de sesiones programadas: cuentan con formación en los aspectos que consideramos esenciales para construir las bases de una empresa (explicados a través de un modelo de gestión que recoge la experiencia de Juan Roig al frente de Mercadona), se reúnen periódicamente con su director de proyecto que les asesora desde cómo elaborar su plan financiero a cómo poder abordar a un cliente; tienen sesiones también con miembros del equipo de Lanzadera que les proponen mejoras respecto a aspectos como marketing, metodologías ágiles, desarrollo de sus productos, comunicación… Además, cuentan con ponencias de emprendedores e inversores de éxito que les cuentan sus experiencias"

¿Cómo y cuándo se decide qué proyectos tienen suficiente peso específico para volar solos?

"Los programas tienen una duración que hemos determinado en función de la experiencia de estos años, para empresas que todavía están en fase idea, (las del programa Garaje), establecemos que 11 meses son suficientes para testar su producto y comprobar que funciona en el mercado. Respecto a Lanzadera, donde las empresas están más desarrolladas, son 9 meses los que tienen los emprendedores para poder acelerar su empresa".

Y Jiménez cita un caso: "Recordamos con mucho cariño lo que nos recalcaba una de las emprendedoras de otra edición, “en casi un año he conseguido con vosotros lo que fuera hubiera tardado cuatro”. Por supuesto que nos encantaría dedicar más tiempo a los proyectos, pero los recursos son limitados y consideramos que en estos plazos podemos aportar lo que necesitan para volar solos".

Diseño y venta de joyas, mochilas y casi sueños a la carta

F. S.

El director general de Lanzadera, Javier Jiménez, explica los detalles del proyecto impulsado por Juan Roig.

De todos los proyectos que les llegan, ¿Cómo se decide cuales se van a potenciar en cada ocasión que se abre la convocatoria?

La verdad es que recibimos proyectos increíbles, nos llaman la atención ciertas ideas… Pero el mayor aprendizaje que hemos tenido estos años es, sin duda, que lo que resulta definitivo para que un proyecto funcione son las personas que hay detrás. Es en los emprendedores en los que tenemos puesto el foco a la hora de escoger nuevos proyectos, buscamos personas que sepan lo que quieren, que se esfuercen, que sean capaces de sumar a un equipo con empuje, ilusión, con un líder claro, y además, que tengan buenas ideas y muchas ganas de desarrollarlas.

¿Cómo se decide la cantidad de dinero que cada empresa va a recibir para entrar en el proceso de lanzamiento?

Cada uno de los programas tiene establecido una media de financiación, aun así, las disposiciones del préstamo a tipo cero se realizan en función de las necesidades de cada proyecto, que varían en función del programa (por el grado de madurez que tienen las empresas) pero sobre todo de las necesidades propias de cada startup. Imagina si hay diferencia entre las necesidades de una empresa que se base en una plataforma web: requerirá financiación para el equipo, marketing para darse a conocer, desarrollo de la propia plataforma…

Ahora hagamos el mismo ejercicio para una empresa de moda, que necesita comprar telas, fabricar sus camisas, contar con distribuidores… Las necesidades parecen completamente distintas ¿cierto?

Lo que hacemos en cada caso es establecer ese seguimiento de hitos del que hablábamos, fijar unos objetivos y marcar qué financiación es necesaria para poder alcanzarlos.

¿Cuál es el proyecto, ahora negocio en firme, imagino, del que se sienten más orgullosos de haber apoyado?

¡Esto es como preguntarle a un padre a cuál de sus hijos quiere más! Nos sentimos orgullosos de todos los emprendedores que hemos acelerado, también de los que no han tenido tanta suerte, que de ellos no se suele hablar tanto… Todos nos han demostrado una capacidad de superación increíble y nos han enseñado muchísimo.

A su juicio, ¿cuál es el proyecto más raro, inverosímil o insólito que les han llegado a proponer?

Hemos visto propuestas de todo tipo, ojalá que todas lleguen a ver la realidad algún día... La que recuerdo como una de las más llamativas era acerca de poder soñar a la carta… ¿te imaginas?

Normas
Entra en EL PAÍS