Análisis
El empleo crece un 3,77%, la mayor tasa de los últimos 11 años Ampliar foto

El empleo crece un 3,77%, la mayor tasa de los últimos 11 años

El empleo público crece por encima de la media de los últimos 12 meses, según la Seguridad Social

Entre el Primero de mayo de 2016 y el Primero de mayo de 2017 han encontrado trabajo 658.387 personas que estaban en desempleo (1.800 cada día), según el registro de cotizantes de la Seguridad Social, que tenía al cerrar abril 18,122 millones de afiliados con empleo. Con estas cifras la ocupación crece a un ritmo del 3,77% interanual, bastante más de lo que lo hace el Producto Interior Bruto, y es la mayor tasa de avance interanual de la ocupación de los últimos once años. De los años transcurridos del siglo, solo en 2006 el número de afiliados a la Seguridad Social avanzaba más deprisa que ahora, con un incremento interanual del 5,49%, sumando 964.000 cotizantes respecto al mes de abril del año precedente.

En 2006 las circunstancias de la economía eran otras: el crédito bancario avanzaba a ritmos superiores al 20%, a más del 25% si se trataba de préstamos para la adquisición de vivienda; la expectativa de revalorización de los activos inmobiliarios era muy elevada; la Bolsa marcaba máximos históricos; y parecía que la máquina del consumo interno no se iba a parar nunca. El nivel de empleo medido por cotizantes está ahora a solo 350.000 personas de la cifra registrada entonces, pero las circunstancias económicas han cambiado mucho. El dinero sigue siendo barato, más barato que entonces incluso, pero la banca mide cada euro que presta; la capacidad de gasto familiar es más limitada por la devaluación salarial; y sectores intensivos en empleo como la construcción, aunque repunta, está muy lejos de los niveles de actividad y de ocupación de entonces.

Una tasa de avance de la ocupación del 3,77% encubre dos cosas excluyentes: o el PIB está creciendo bastante más del 3%, o si lo está haciendo por debajo, la ocupación está absorbiendo la productividad. El tirón de la ocupación se está concentrando, además, en los asalariados, cuyas tasa de avance superan el 4,4%, mientras que el número de trabajadores por cuenta propia (autónomos) avanza solo un 0,9%. Bien es cierto que en términos desestacionalizados, la afiliación en abril ha avanzado solo la mitad de lo que lo ha hecho de forma nominal, aunque tal referencia solo tenga valor para medir el comportamiento de periodos muy cortos, como en esta caso un mes.

Para valorar si este comportamiento vigoroso del empleo es una tendencia prolongada, hay que analizar en términos interanuales como se mueve la ocupación en las distintas actividades. Y llama la atención que todas aquellas que tienen volúmenes altos de ocupación avanzan a tasas siempre superiores al 3,5%. Veamos: la industria manufacturera, con 1,73 millones de afiliados, crece un 3,5%; la construcción, con 740.000 afiliados, un 8,23%; el comercio, con 2,3 millones de ocupados, avanza un 3,76%; la hostelería, un 8,8%, con 1,24 millones de empleos; las actividades administrativas un 5,16%, con más de 1,2 millones de empleados también; y las actividades sanitarias, con 1,4 millones de empleos, avanza un 3,4”%. Llama la atención también que el empleo público que cotiza a la Seguridad Social (salvo clases pasivas), avanza un 3,5%, con más de un 4,5% en la administración estatal.

Normas
Entra en EL PAÍS