Debate sobre los Presupuestos

El Gobierno cede con el cupo vasco y superará el primer trámite de los Presupuestos

Logra el apoyo del PNVpara tumbar las enmiendas a la totalidad

Montoro avisa de que no hay margen para alegrías presupuestarias

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro,durante su intervención en el debate de los Presupuestos Generales del Estado de 2017.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro,durante su intervención en el debate de los Presupuestos Generales del Estado de 2017. EFE

El Gobierno de Mariano Rajoy superará este jueves en el Congreso de los Diputados el primer trámite para sacar adelante el proyecto de Presupuestos de 2017. Hacienda cedió ante el Ejecutivo vasco y el PNVy selló un pacto ventajoso para la comunidad autónoma a cambio de que la formación nacionalista apoye las cuentas públicas.

El Congreso de los Diputados inició este miércoles el debate sobre las enmiendas a la totalidad que se votarán hoy y que serán rechazadas. El Gobierno de Mariano Rajoy cuenta con el apoyo de PP, Ciudadanos, PNV, UPN, Foro y Coalición Canaria. Suman 175 votos, la mitad de la cámara y suficientes para tumbar los planteamientos de la oposición. Para la aprobación definitiva de los Presupuestos, el Gobierno precisa de un voto más para llegar a los 176 diputados y todos los ojos están puestos en el representante de Nueva Canarias Pedro Quevedo, que ya ha mostrado su predisposición a alcanzar un acuerdo con el Gobierno.

El pacto cerrado con el PNVcontempla que el Gobierno devuelva 1.400 millones por las discrepancias económicas de ejercicios anteriores, una rebaja del cupo en 500 millones y el compromiso de inversión en la Y vasca ferroviaria para que esté finalizada en 2023 y conectada con Francia en 2025.

El País Vasco y Navarra gozan de una gran autonomía fiscal y recaudan los impuestos en sus respectivos territorios. Parte del dinero recaudado por las haciendas forales se transfiere a la Administración central para sufragar las competencias no asumidas como el gasto en defensa o exteriores, entre otras. También hay una aportación, mínima, al fondo de compensación interterritorial. El dinero que el País Vasco abona al Estado recibe el nombre de cupo y, en el caso navarro, se denomina aportación. Así, la reducción el cupo implica una menor contribución a la caja común y a la solidaridad interterritorial. El acuerdo con el Gobierno contrasta con la opinión de la mayoría de expertos de la comisión para la reforma de la financiación autonómica y que sostienen que País Vasco y Navarra deberían incrementar sus aportaciones a la solidaridad. De hecho, la financiación por habitante en el País Vasco duplica la media del resto de comunidades autónomas.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, aseguró que su formación no apoyaría los Presupuestos si incluían “privilegios” a los nacionalistas. Aun así, todo apunta que la formación naranja mantendrá el compromiso de votar a favor del proyecto del Gobierno.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, fue el encargado de defender el Presupuesto y alertó de que no hay margen para alegrías presupuestarias. “Ante la posibilidad de gastar más esta la opción de gastar mejor”, defendió. Insistió en la necesidad de abordar una política de gasto con cautela porque “España debe seguir reduciendo el déficit y la deuda pública”.

Montoro defendió que, si bien el margen para elevar las partidas presupuestarias es limitado, el gasto social es una prioridad y defendió que ha aumentado. Sin embargo, el Programa de Estabilidad 2017-2020 que el Gobierno remitió el sábado a Bruselas contempla que el gasto público en porcentaje sobre el PIB caerá en educación, sanidad y protección social durante la legislatura. Montoro indicó también que ha llegado el momento de recuperar la inversión pública, la partida más afectada por la crisis y la austeridad. En este sentido, señaló que el ferrocarril es una prioridad.

El techo de gasto del Presupuesto de 2017 que se tramita en el Congreso asciende a 118.337 millones, un 4,1% menos que las cuentas del ejercicio anterior. Sin embargo, Hacienda señala que la cifra es similar a las cuentas ejecutadas en 2016. “Son los mejores presupuestos posibles”, señaló Montoro.
El ministro de Hacienda defendió que, tras el drástico -y traumático en muchas ocasiones- desendeudamiento del sector privado, ahora es el turno del sector público. España mantiene un nivel de deuda pública en torno al 100% del PIB. Para reducir ese porcentaje, es preciso que la Administración registre superávits primarios. Ello exige que el gasto público, sin tener en cuenta los intereses de la deuda, no supere a los ingresos.

A favor del Gobierno juega que la economía avanza más de lo previsto. En el primer trimestre, creció un 0,8% frente al 0,7% registrado a finales del ejercicio anterior. Funcas estima que la economía cerrará este año con un incremento del 2,8%, tres décimas más que la estimación anterior.
El director general de Funcas, Carlos Ocaña, destacó que esta revisión supone que la economía española conseguirá crear 450.000 empleos este año.

Eurostat informó ayer de que la economía de la Unión Europea creció entre enero y marzo un 0,4%, dos décimas menos que en el último trimestre del ejercicio anterior.

Las claves del debate

“Una borrachera de gasto público”
Buena parte del debate en el Congreso de los Diputados giró en torno a si el Gobierno ha incrementado o no el gasto social. El ministro de Hacienda salió al paso de las peticiones para incrementar las partidas presupuestarias. “Venimos de una borrachera de gasto público y ya quieren ir de copas a celebrarlo”, espetó Cristóbal Montoro durante su intervención. El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, recordó la polémica generada por el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que sugirió que los países del Sur se gastaban las ayudas europeas en “copas y mujeres”. “Borrachera es la que se ha pegado el PP con la corrupción”, señaló la portavoz de Podemos, Irene Montero.

Reivindicación del PSOE
El portavoz del PSOE, Antonio Hernando, reivindicó la “responsabilidad” de su partido al “rescatar a España de unas terceras elecciones”, frente a la actitud del PP que “cuando el país estaba al borde del colapso, del precipicio, a punto de ser rescatado, se subió a empujar”. Los socialistas recordaron la situación del 12 de mayo, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero anunció un ajuste sin precedentes para evitar seguir la misma suerte que Grecia.

Ciudadanos defiende las cuentas
El portavoz económico de Ciudadanos, Toni Roldán, defendió los Presupuestos Generales presentados por Cristóbal Montoro. Señaló que la vía correcta es la negociación, no “ponerse a llorar o subirse a un autobús”. Hizo referencia así al bautizado como Tramabús con el que Podemos denuncia los casos de corrupción. Roldán señaló que los presupuestos van en la “dirección correcta” porque no incorporan subidas fiscales y contemplan medidas beneficiosas para los autónomos y la “clase media trabajadora.

Normas
Entra en El País para participar