autónomos

La falta de representatividad limita avances sociales para el autónomo

En la UE existen más de 28 millones de autónomos que no cuentan con un estatuto jurídico

En Europa existen más de 28 millones de autónomos, que no cuentan con un estatuto jurídico común. La OIT cifra en 500 millones el número de autónomos que trabajan de forma independiente a nivel mundial, sin medidas sujetas al derecho del trabajo. Falta un marco común internacional que ayude a defender los intereses de este tipo de trabajadores en los lugares donde nacen las normativas, según defienden desde una de las asociaciones que representan al colectivo (UPTA).

De igual modo, aseguran que los trabajadores autónomos europeos no participan en el Diálogo Social Europeo ni tienen una representación reconocida en los estamentos comunitarios. Esta organización también lamenta que este colectivo, en el ámbito internacional, no cuenta con una estadística fiable del peso que los autónomos tienen en el total de la población activa.

Mismo problema a nivel nacional

En España ocurre algo similar tras el acuerdo entre la CEOE y los sindicatos para la creación de una figura denominada "delegado de prevención territorial o sectorial". Su misión, según informa la Confederación Intersectorial del Trabajo Autónomo es controlar las condiciones laborales en pymes y autónomos empleadores. Pero ninguna asociación de autónomos ha sido invitada a participar en un proyecto del que son eje central, pero en el que no están representados.

Otra ejemplo: la propia OIT ha dejado fuera a los autónmos de la conferencia celebrada en nuestro país "El futuro del trabajo que queremos".

Más protagonismo para un colectivo de tres millones

Es por ello que desde UPTA pide que se fomente la creación de un sistema asociativo propio, pero solidario con el resto de los modelos laborales. Además, solicita que se avance en sus conquistas sociales, que hoy todavía en muchos países están muy lejos de las conquistas que se alcanzaron tras los primeros movimientos reivindicativos.

Dentro del ámbito español, UPTA insta a que los pasos dados en años anteriores en nuestro país por el objetivo de reconocer los derechos de los trabajadores autónomos y unos niveles mínimos de protección social, "deben mantenerse en estos momentos de dificultad económica”, puesto que no puede darse ningún paso atrás en el mantenimiento de los derechos “ya consolidados por nuestro colectivo".

Normas
Entra en EL PAÍS