El aumento del tráfico aéreo y un crudo barato impulsan a las aerolíneas en Bolsa

En cuatro meses los tres grandes grupos se revalorizan hasta un 50%

Las 'low cost' suben menos al capitalizar pero la mejora económica

El aumento del tráfico aéreo y un crudo barato impulsan a las aerolíneas en Bolsa Ampliar foto

El viento ha soplado a favor de las aerolíneas en Bolsa en 2017. Después de haber sufrido a finales del año pasado penalizadas por la inestabilidad política y el brexit, los principales grupos europeos viven un momento especialmente dulce que se traduce en subidas de hasta casi el 50%. Ese es el caso de Air France-KLM el grupo europeo que acumula la mayor revalorización en lo que va de año. Al cierre de los mercados del viernes, las acciones del grupo franco-holandés se intercambiaban por 7,68 euros, frente a los 5,17 euros con los que comenzó el año.

Detrás de Air France, le siguen el resto de las grandes aerolíneas europeas. Los títulos de IAG se revalorizan un 29,81% en la Bolsa española y un 27,07% en la de Londres. Y los de Lufthansa suben un 291%. Sin embargo, las low cost han sufrido más para seguir a las grandes en la carrera. Easyjet y Ryanair se mantienen en un segundo plano, con alzas del 16,42% y del 10,24%, respectivamente. Y, por último, Wizzair y Norwegian se descuelgan como las únicas que caen del viejo continente. Un 1,06% y un 15,09%.

El comportamiento del mercado de materias primas y una mejora general de las condiciones económicas que animan el tráfico aéreo están detrás del comportamiento de las materias primas, según Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable de Deustche Bank. En un contexto en que el combustible representa hasta un 40% en las cuentas de estas compañías, los grandes grupos sacan partido ahora a haber comprado fuel hace un año con el petróleo por debajo de los 40 dólares. Las aerolíneas realizan compras a futuro con las que buscan blindarse ante posibles variaciones del siempre volátil mercado del petróleo. Así, hace un año firmaron entonces una cobertura con el crudo barato del que se ven favorecidos ahora.

En cuanto al segundo factor, Jiménez-Albarracín señala las mejoras que han desarrollado estos grupos en el retorno por asiento a través de programas de eficiencia. Según su visión, las de bajo coste se han visto menos favorecidas por la mejora de las condiciones económicas. Su posición fuerte durante la crisis económica se ve ahora mitigada por un cliente que empieza a valorar pagar más por los servicios y por unos grandes grupos que han reforzado su oferta en este segmento. Un ejemplo es el lanzamiento de Level, la apuesta de IAG por competir en los vuelos baratos en el largo radio.

La cuestión ahora está en durante cuánto tiempo serán capaces de prolongar las aerolíneas su acelerón bursátil. Sonia Ruiz de Garibay, analista de renta variable de GVC Gaesco, vaticina que el final está próximo. El pacto de la OPEP de noviembre al que se sumaron otros países externos como Rusia para acomodar la oferta de crudo a la demanda hizo que el precio del barril de Brent abandonase los mínimos de hace un año. Y ahora cotiza entre los 50 y los 60 dólares por barril.

Esta subida –del 70% en comparación con enero de 2016– todavía no afecta a las compras de combustible de las aerolíneas. Pero, según Ruiz de Garibay, sí lo harán en las que hagan ahora e impactarán en las cuentas del segundo semestre de este año.

En este sentido, un reciente informe de Goldman Sachs explica que no todas las compañías sufrirán en igual medida este encarecimiento en el precio del oro negro. "Las low cost, que se beneficiaron menos de las caídas, son las mejor posicionadas para soportar una subida en el petróleo. Un incremento de 10 dólares en el precio del barril de referencia en Europa empeoraría en un 1% las cuentas de Ryanair. En las de Lufthansa el impacto sería del 6%", asegura.

Sin embargo, Goldman apuesta porque estas grandes puedan mitigar el impacto de un alza en el precio del petróleo gracias a su posición fuerte en las rutas en el Atlántico Norte. Este tipo de trayectos son los que, según el departamento de análisis de este banco de inversión, mejor resistirán a los vaivenes del panorama macro gracias a la concentración del sector y al mal momento que vive el transporte de mercancías en EE UU.

En las rutas por Europa, la situación es la opuesta. Goldman Sachs la describe como de "gran fragmentación", donde el desequilibrio entre la oferta y la demanda y la presión sobre los precios pasa factura a algunas compañías como Lufthansa. Junto al largo radio, Barclays identifica como catalizador para las grandes empresas la búsqueda de alianzas con los gigantes de oriente (como Eithad o Emirates), que han ralentizado su expansión por Europa.

Desde Deutsche Bank coinciden con que "las aerolíneas han agotado su recorrido" pero difieren en las causas. Sus analistas dudan de que el precio del petróleo registre el repunte que el mercado requiere. Con la producción en EE UU en máximos históricos, cuestiona que alcance los 60 dólares por barril y comprometa los resultados anuales de las empresas.

Normas