La patronal del automóvil reclama un 'brexit' suave para el sector

Los fabricantes europeos temen el impacto de unos aranceles de hasta el 22%

Europa exporta 2,4 millones de vehículos al año al Reino Unido

La primera ministra británica, Theresa May, recibe al presidente del Consejo Europeo Donald, el pasado 6 de abril.
La primera ministra británica, Theresa May, recibe al presidente del Consejo Europeo Donald, el pasado 6 de abril. AP

A 48 horas de la cumbre europea sobre el brexit en Bruselas, la patronal europea del automóvil ha alertado hoy sobre las consecuencias de la salida del Reino Unido. Los fabricantes de automóviles reclaman a la UE un acuerdo transitorio que permita mantener el flujo actual de inversión y comercio desde el momento efectivo de la salida (prevista para marzo de 2019) y la entrada en vigor de un nuevo acuerdo comercial entre ambas partes (de fecha mucho más incierta).

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóvil (ACEA, según sus siglas en inglés) recuerda que los socios de la UE exportan 2,4 millones de vehículos al año al Reino Unido. Y que Reino Unido es un eslabón importante para un sector tan integrado como el automovilístico, cuya producción de vehículos requiere decenas de componentes construidos de manera simultánea en varios países y ensamblados en otro. En 2016, la industria del automóvil británica importó de la UE 14,1 millones de piezas y componentes, por un valor de 11.600 millones de euros.

"Las industrias del automóvil de la UE y de Reino Unido se encuentran estrechamente integradas", ha recordado el secretario general de ACA, Erik Jonnaert. Y ha advertido de que "cualquier cambio a este nivel de integración conllevará seguramente un impacto negativo en la operación de los fabricantes en la UE y en Reino Unido.

La industria teme que la falta de acuerdo entre Bruselas y Londres o la deriva hacia un acuerdo duro tenga consecuencias en términos de aranceles, trámites aduaneros o marco regulador. El sector advierte que el impacto podría traducirse en aranceles del 10% para los

La firme advertencia por parte de una de las patronales más poderosas de Europa llega sólo 48 horas antes de que los socios de la UE pacten en Bruselas las directrices para la negociación con Londres.

La cumbre europea del sábado toma como punto de partida la propuesta de negociación presentada por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, relativamente favorable a un acuerdo amisto so con Reino Unido. Pero varios países, con Francia a la cabeza, defienden un endurecimiento del punto de partida para que el brexit sirva de escarmiento a otros países tentados de seguir la misma vía.

ACEA ha querido hoy "disparar las alarmas" para advertir del peligro que podría supone un brexit brusco para una industria que da empleo a 12,2 millones de personas en Europa y representa el 6,5% del PIB de la UE.

Los fabricantes europeos reclaman una transición ordenada, para que la salida del Reino Unido de la UE no dañe la competitividad de la industria a ambos lados del canal de la Mancha. Y recuerdan que el saldo del sector es claramente positivo para Europa, cuyas exportaciones de vehículos a Reino Unido suponen 44.700 millones de euros mientras que el flujo en sentido inverso se sitúa en 14.600 millones.

"Siete de cada 10 coches vendidos en Reino Unido proceden de plantas de fabricación en la UE", subraya ACEA. La patronal recuerda que la industria del automóvil oopera en ciclos de cuatro a siete años por lo que considera "imperativo" un marco regulatorio estable que facilite la inversión. Los fabricantes reclaman una solución negociada que evite "un abismo" legal entre el momento del brexit (previsto para marzo de 2019) y la entrada en vigor del nuevo acuerdo bilateral.

A Londres tampoco le interesa un brexit que dañe a su industria automovilística, que ha logrado una gran pujanza en los últimos años gracias, en gran parte, a su mercado europeo. Reino Unido exporta a la UE unos 900.000 vehículos al año, o el 52,8% de su producción. Las exportaciones británicas de componentes a la UE suponen el 70% de su producción, con un valor de 3.900 millones de euros.

 

 

Normas