Seguridad Social

Burgos cree que el porcentaje de pensión sobre el salario es muy alto

Las nuevas prestaciones que se dan de alta suponen el 86,6% del salario medio

Endurecer el acceso a la pensión o el factor de sostenibilidad bajarían este porcentaje

Tomás Burgos, secretario de Estado de Seguridad Social.
Tomás Burgos, secretario de Estado de Seguridad Social.

Las nuevas pensiones medias de jubilación que se están dando de alta ahora en España suponen de media el 86,6% del salario medio en España. Esta denominada tasa de sustitución es casi 20 puntos más alta que la media de las pensiones que ya están en el sistema, que tienen una tasa del 68,3%, según los datos facilitados hoy por el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso,

La mejora de casi 20 puntos en la tasa de sustitución de las nuevas pensiones medias en España supone que los nuevos jubilados cobran solo un 13,4% menos respecto a su último salario como trabajador en activo, mientras que en las pensiones de jubilación actuales se sitúa en el 31,7%.

Ante esto, Burgos ha advertido de que el sistema de pensiones en España tiene una tasa de sustitución muy alta, que presiona económicamente a la Seguridad Social, por lo que considera que debería ser más “realista”.

Aunque el responsable de la Seguridad Social no ha precisado cómo se podría hacer más realista la tasa de sustitución, los expertos lo tienen claro: una de las vías principales es recurrir a los cambios paramétricos. Esto es modificar las condiciones y requisitos para acceder a una pensión y determinar su cuantía de forma que se endurezcan; que cueste más que ahora conseguir la misma pensión

De esta forma, los cambios paramétricos, para los que el propio Burgos admite que hay poco margen, podrían ser varios o una combinación de algunos de ellos. Así se podrían exigir más de los 15 años de cotización que se requieren actualmente como mínimo para poder cobrar una pensión; podría ampliarse a más número de años cotizados que se tienen en cuenta para calcular la cuantía de la pensión o ampliarlo a toda la vida laboral; o se podrían necesitar más años cotizados para tener derecho al 100% de la prestación, entre otros cambios posibles.

Si bien, en estos momentos, aún no se están poniendo estas cuestiones sobre la mesa de negociación, ni en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo --que ya trabaja de forma privada para elaborar sus conclusiones para el mes de junio-- ni en la mesa de diálogo social que el Gobierno tiene abierta con patronal y sindicatos en materia de pensiones.

Dicho esto, existe otra manera de hacer más realista, como pide Burgos, esta relación entre el salario y la pensión. Se trata de la aplicación del factor de sostenibilidad que entrará en vigor el 1 de enero de 2019, y que pondrá en relación la cuantía de las pensiones que se den de alta desde esa fecha con la esperanza de vida del pensionista. Esto restará unas décimas o incluso algunos puntos porcentuales a las nuevas cuantías de pensión, lo que rebajará la citada tasa de sustitución.

Burgos ha insistido en que la tasa de sustitución del total de las prestaciones de la Seguridad Social (incluyendo además de la jubilación, la incapacidad permanente, la viudedad, orfandad y en favor de familiares) es actualmente es del 59,2%, mientras que las nuevas entradas alcanzan el 69%, al tiempo que la tasa de sustitución de las nuevas pensiones de jubilación del Régimen General se situará en el 94,3%, frente al 77,8% actual.

A su vez, la tasa de reemplazo (porcentaje que suponen las nuevas altas de pensión sobre las existentes) también se incrementará en el caso de las pensiones de viudedad, que pasa del 41,7% actual al 45,4% en las nuevas.

 

Normas