Comparecencia en el Congreso
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante su comparecencia en la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos Pacto de Toledo, hoy en el Congreso. EFEFernando Villar
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante su comparecencia en la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos Pacto de Toledo, hoy en el Congreso. EFE/Fernando Villar EFE

Linde propone “retrasos adicionales” de la edad de jubilación

El gobernador del Banco de España asegura que ni con pleno empleo se puede garantizar la sostenibilidad futura del sistema público de pensiones

El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde ha advertido esta tarde de que ni siquiera alcanzar el pleno empleo --con el 80% de la población activa trabajando (ahora lo hace el 56%)— sería suficiente para mantener la sostenibilidad del actual sistema de pensiones. Por ello, ha alertado que, o bien se buscan nuevos ingresos para el medio y largo plazo, o los recortes de las futuras pensiones, “serán significativos”.

Por tanto, Linde, que ha comparecido hoy en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo que estudia la reforma de la Seguridad Social, ha propuesto una solución combinada: buscar nuevos ingresos para costear el sistema de pensiones, pero eso no evitará que, al mismo tiempo, haya que reducir denominada tasa de sustitución (porcentaje del último salario que representa la pensión), con lo que se ajustaría también el gasto. O lo que es lo mismo, aunque se busquen ingresos adicionales, la presión demográfica obligará a recortar algo las futuras pensiones.

¿Cómo propone el Banco de España que se reduzca la tasa de sustitución? En primer lugar sugiere una distribución “más equilibrada” entre el recorte directo de las nuevas pensiones y la pérdida de poder adquisitivo que se producirá por el efecto del actual factor de revalorización, que fija un incremento mínimo del 0,25% mientras la Seguridad Social esté en déficit.

Pero también propone que los legisladores decidan sobre la posibilidad de aprobar “retrasos adicionales de la edad de jubilación” más allá de la edad legal actual de 67 años. Para Linde este retraso “podría estar justificado por el incremento de la esperanza de vida, el retraso en la entrada del mundo laboral, las menores necesidades físicas requeridas por la mayoría de los trabajos y la mejora de las condiciones físicas en edades más avanzadas”.

En este sentido, el gobernador del Banco de España ha añadido que “cualquier medida encaminada a desincentivar la jubilación anticipada y permitir la ampliación de la vida laboral por encima de los 67 años tendría efectos positivos sobre la sostenibilidad financiera del sistema.

En este punto, ha llegado a mencionar la posibilidad, adoptada en otros países, de ligar de forma automática la edad de jubilación a la evolución de la esperanza de vida. Es más, ha citado que algunos de los países que han optado por esta vinculación directa ha ido más allá y han transformado el sistema de pensiones en uno de cuentas nocionales.

Se trata de la creación de cuentas individuales (virtuales) donde se anotan todas las cotizaciones de un trabajador a lo largo de su vida y cuando decide jubilarse, se estima su esperanza de vida restante y se reparte lo cotizado en esas anualidades. Si bien para Linde este sistema “mejora la transparencia, y permite gestionar mejor el momento en el que uno quiere jubilarse, pero no soluciona en nada el problema de la estabilidad financiera”.

Normas
Entra en EL PAÍS