Ley de autónomos
Ley de Autónomos

Medidas que debería incluir la nueva Ley de Autónomos

A mediados de año llegará una nueva Ley. Las enmiendas han ido reduciendo considerablemente las expectativas iniciales

Los autónomos están expectantes ante los cambios legales que les traerá la nueva Ley del trabajo autónomos. Una expectación que, para su desgracia, se ha ido rebajando conforme han pasado los meses. Entre la propuesta inicial y la versión final, (que se aprobará a mediados de año en el mejor de los casos) hay importantes cambios a la baja.

Los expertos temen que las reformas que salgan adelante no logren realmente mejorar el sistema nacional del trabajo autónomo. Pero, ¿qué medidas serían estas? ¿Cuáles servirían realmente a los autónomos? Para Inés Mazuela, secretaria general de UPTA-Andalucía, serían estas:

  • Que el autónomo tribute en el IRPF con un mismo catálogo de deducciones que bajo el Impuesto de Sociedades.
  • Que se vincule la cotización con los ingresos, exceptuando si la resta entre ingresos y gastos es menor al Salario Mínimo Interprofesional. Ese tipo de profesionales debería estas exento, según defiende Mazuela. De este modo, nos acercaríamos a otros países europeos, que también tienen medidas de exención similares. El presidente de CIAE (Confederación Intersectorial del Estado Español), Miguel Ángel Blanco, se muestra favorable también a este tipo de limitaciones. Reconoce que es difícil establecer ese límite mínimo. En su opinión el listón es discutible, y debería estar en unas cantidades que permitan la "supervivencia". 
  • Que todas las bonificaciones vaya a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, y no a la caja de la Seguridad Social.
  • Establecer reducciones para el mantenimiento del empleo.
  • Reactivar la carta de formación para autónomos, para que se asemeje a la formación a la que puede acceder un empleado del Régimen General. Mazuela denuncia que ya en el año 2007 se creó un apartado específico de formación a la carta para el autónomo. Sin embargo, todavía no está regulado.

Tanto Mazuela como Blanco dudan de que estas y otras medidas, que servirían para tener un desahogo real, y permitirían la evolución de este tipo de profesionales, vayan a estar incluidas en la nueva reglamentación del Trabajo Autónomo.

"No soy optimista con la Ley", asegura la representante de UPTA en Andalucía. "Al margen de las cuatro veces que se ha aplazado, para que los grupos parlamentarios puedan presetar enmiendas, sé que muchas de ellas están teniendo problemas", nos confiesa.

"La comisión de empleo no quiere medidas que supongan gastos, cuando en realidad no lo suponen". A su juicio, muy pocas medidas generarían ese supuesto gasto. En definitiva, "No soy optimista con la Ley. Y no va a responder a las necesidades del colectivo. Espero equivocarme".

Para Blanco, los veinte artículos de la primera propuesta, "no eran la panacea, pero tocaban algunos de los temas clave". En su opinión, el colectivo necesita mejoras en morosidad, IVA de caja, recargos,... Y según sus informaciones muchas de estas propuestas están generando problemas, incluso, entre los propios partidos con representación en el Congreso.

Algo que no entiende, porque muchas de las reivindicaciones históricas "son cosas de cajón. No estamos pidiendo ningún tipo de privilegio".

Normas
Entra en EL PAÍS