Mercados

La Bolsa británica se anota la mayor caída en diez meses

El FTSE británico cede un 2,4%

La divisa británica rebota ante el dólar y el euro

ibex 35 Ampliar foto

En una semana en la que la primera vuelta de las elecciones francesas prometían ser el principal ingrediente desestabilizador de los mercados, se sumó una cita más en la de por sí apretada agenda política de Europa. La primera ministra británica, Theresa May, anunció la convocatoria anticipada de elecciones en Reino Unido el próximo 8 de junio. El objetivo que persigue con esta medida no es otro recabar apoyos para negociar la salida de la Unión Europea. “La fuerte posición del partido conservador y la gran ventaja con la que cuenta es motivo para reforzar su posición negociadora”, señala Rodrigo García, analista de XTB.

Antes de que May lanzara el anuncio, la libra esterlina estaba sumida en la tendencia bajista, llegando a poner en peligro los 1,25 dólares. Sin embarga, confirmada la noticia, la divisa británica se dio la vuelta y al cierre de los mercados europeos se anotaba un 1,7%, hasta los 1,278 billetes verdes, máximos de cuatro meses y medio. En su cruce con el euro, la libra repunta, aunque con menor fuerza y la moneda europea se cambia a 0,838 euros.

El comportamiento mantenido por la divisa británica “sugiere que los mercados no están preocupados por un punto de inflexión en las negociaciones para el brexit”, apunta Manuel Ortiz-Olave, jefe de analistas de Monex Europe. “De hecho, las nuevas elecciones podrían ser positivas para la libra ya que se daría una transferencia de poder de negociación desde Downing Street al Parlamento Británico, lo que podría ayudar a disipar las preocupaciones relacionadas con la salida de UE”, indica. Esta visión contrasta con la mantenida por Javier Santacruz, analista del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), que considera que la convocatoria tiene un impacto negativo a corto plazo tanto en la Bolsa como en la libra. Sin embargo, a medio plazo el efecto será neutro, “ya que las perspectivas de resultados refuerzan la posición negociadora de Reino Unido frente a la UE”, afirma. Además prevé que los datos económicos referentes al crecimiento, exportaciones y consumo, mantengan la tendencia positiva de los últimos meses.La gran preocupación seguirá siendo la inflación.

IBEX 35 9.078,40 -0,31%

García apunta que las elecciones se tomarán en clave de plebiscito entre los que quieren abandonar la UE y aquellos que quieren permanecer dentro del marco europeo. “Las elecciones se anticipan para que no haya dudas y que los que quieran bajarse del barco tengan la oportunidad de hacerlo ahora”, matiza. “Las expectativas de un triunfo del conservador beneficiaria a la libra, pero penalizaría a la Bolsa de Reino Unido”, señala Martin Currie, filial británica especializada en renta variable de la gestora Legg Mason.

La llamada a las urnas efectuada por la premier británica se dejó sentir en la renta variable. El FTSE británica se dejó un 2,4%, su mayor caída desde el 27 de junio de 2016.Este descenso le lleva a tomar distancia desde los máximos históricos registrados el 20 de marzo, momento en que el índice superaba los 7.400 puntos. La caída registrada por la Bolsa británica responde al marcado perfil exportador de las compañías que integran en el índice que se ven penalizadas por la apreciación de la libra.

La tendencia bajista se prolongó en el resto de índices europeos. Al FTSE británico le siguieron el Mib italiano, que cedió un 1,67%; el Cac francés, que se dejó un 1,59%; el Euro Stoxx, que bajó un 1,12% y el Dax alemán, con un retroceso del 0,9%. El Ibex 35, que perdió los 10.300 puntos y sumó su quinta sesión consecutiva a la baja, fue el índice menos penalizado al ceder un 0,6%.
Elecciones en Francia.

El anuncio de May relega a un segundo plano las elecciones en Francia. Este domingo los franceses están llamados a las urnas para elegir a su próximo presidente y las encuestas están muy ajustadas. Emmanuel Macron parte como favorito en las casas los sondeos, pero no consigue los apoyos suficientes para erradicar la incertidumbre. Muy cerca se situaría la candidata de ultraderecha, Marine Le Pen. Por si esto no fuera suficiente, en las últimas semanas ha ganado adeptos el candidato de extrema izquierda, Jean-Luc Mèlenchon.

Aunque hasta la fecha, las firmas de análisis han descartado el paso a segunda vuelta de los extremos, el fracaso de los sondeos en los eventos políticos de 2016 llevan a los inversores a mantenerse en alerta. Prueba de ello fue el comportamiento registrado por el Cac francés así como el ascenso que en las últimas semanas ha registrado la rentabilidad de la deuda gala a diez años.

El bono francés con vencimiento en 2027 cerró en el 0,92% y el diferencial subió hasta los 76 puntos básicos. El bund alemán, el gran beneficiado en los momentos de mayor inestabilidad, baja hasta el 0,16% desde el 0,19% del viernes mientras la deuda española se sitúa al filo del 1,7%. La prima de riesgo española sube a los 152 puntos básicos.

El euro será esta semana uno de los activos más volátiles y dependiente de las noticias que lleguen de Francia. La divisa europea se cambiaba a 1,07 dólares.

Normas