Startup
Juan Manuel Nieto, consejero delegado de Micocar.
Juan Manuel Nieto, consejero delegado de Micocar.

Micocar, la ‘app’ para pedir taxi con descuentos permanentes

Aplica el modelo de las aerolíneas y los hoteles, que flexibilizan precios para tener más ocupación

Revolucionar el sector del taxi. Esa es la intención que se ha propuesto Micocar, una aplicación para pedir taxis, como My Taxi o Hailo, pero que ofrece una diferencia importante: aplica al usuario descuentos permanentes que oscilan entre el 10% y el 50% del coste del viaje, en función de la demanda en cada zona de la ciudad y en cada franja horaria. “Medimos en tiempo real cuántos taxis libres tenemos en el sistema y cuántas solicitudes de viaje hay en cada instante”, dice Juan Manuel Nieto, cofundador y consejero delegado de la startup.

El emprendedor y sus socios Jesús M. de la Fuente, Alejandro D. Caneda y Prisque Lemblé, pusieron en marcha Micocar hace dos años, tras un viaje por Europa donde comprobaron cómo podían ahorrar un dinero en aviones y hoteles simplemente cambiando el día y la hora en que los contrataban, algo impensable a la hora de coger un taxi. Daba igual qué hora del día fuera, los taxis siempre costaban lo mismo. “Entendimos que el usuario no debería pagar lo mismo por un taxi en las denominadas horas pico que en las horas valle, cuando hay mucha oferta de taxis, pero poca demanda por parte de los usuarios”, recuerda Nieto, que explica que fue entonces cuando se plantearon aplicar a este sector la forma de operar de las aerolíneas y los hoteles, que flexibilizan sus precios para maximizar su ocupación y sus beneficios.

En la actualidad, el mercado del taxi se encuentra regulado con precios fijos elevados que no se adaptan a la oferta y la demanda. Eso se traduce, según Nieto, en el hecho de que el 63% del tiempo los taxis están esperando clientes. Tras hacer una encuesta a 250 taxistas y a 500 pasajeros, y ver su buena acogida, en abril de 2015 lanzaron Micocar en Madrid, aunque tomaron más fuerza en octubre de 2016 tras cerrar un acuerdo con la Cooperativa Radio Taxi independiente, una institución con más de 30 años de antigüedad. Hoy, más de 1.000 taxistas y 10.000 usuarios utilizan la aplicación.

“Somos la aplicación número tres en número de taxis, tras Pidetaxi y Mytaxi, y tenemos más coches que Uber y Cabify juntos”, destaca Nieto. Hoy, la empresa solo opera en Madrid, pero dentro de un mes planean estar operativos en otra gran ciudad europea, que prefieren de momento no desvelar.

El directivo defiende que Micocar ofrece ventajas tanto para el taxista como para el usuario. “A este porque siempre se le hace descuento, y a los taxistas porque les enviamos más viajes, sobre todo en los tramos horarios de menor actividad, que es lo que ellos necesitan”. Según Nieto, los taxistas que trabajan con Micocar logran hoy dos viajes más cada día, lo que les supone un beneficio de 500 euros más al mes. “Esto implica que pueden realizar mayor facturación en menos tiempo, lo que les permite tener más horas libres para su vida privada”.

El emprendedor explica que cuando lanzaron Micocar pensaron que sus usuarios iban a ser un público muy joven que quería ahorrar y al que le gustaba mucho la tecnología, pero han comprobado que su cliente habitual es una persona con poder adquisitivo alto que va al trabajo casi todos los días en taxi. “Son personas que se dejan 40-50 euros en taxi todos los días y ahora se están ahorrando 200 euros al mes”. Los pasajeros obtienen el descuento en su monedero virtual cada vez que viajan y pueden usarlo para pagar su próximo viaje o acumularlo para viajes futuros.

Nieto destaca algo que le parece muy importante: con esta aplicación, el usuario ve qué taxistas tiene más cerca y, entre ellos, puede elegir el que tiene mejor reputación. "En Micocar le damos mucho peso a la reputación, por eso los pasajeros pueden valorar a cada taxista. Con ello queremos incrementar el estándar de calidad del servicio de taxi, porque además de que validamos uno a uno todos los taxis que entran en la plataforma, el sistema por si solo termina expulsando a los que no ofrecen un buen servicio, pues se les va dando menos viajes. Además, si vemos que hay valoraciones negativas repetidas, directamente le expulsamos de la plataforma", relata el directivo.

El usuario de Micocar puede pagar en metálico, con tarjeta y a través de la aplicación. En este caso, cuando llega al destino, simplemente se baja del taxi. Una experiencia muy similar a la que tendría en Cabify. 

Acuerdo con empresas

Clientes empresariales. Micocar está negociando con empresas para que usen su app. Tienen en marcha dos pilotos con una gran consultora de negocio y una empresa de crédito hipotecario". Ambas han visto cómo los descuentos que aplican reducirán la factura de taxis de sus empleados. “Estamos haciendo algunos ajustes para que estos descuentos vayan a un mismo proyecto dentro de la empresa”.

Financiación. La joven empresa ha logrado una financiación de 500.000 dólares, liderada por el fondo Seed Syndicates e inversores como Jesús Alonso (socio fundador de Restaurantes.com) y Pablo Hernández (socio de McKinsey).

Normas
Entra en EL PAÍS