Vivendi tira una puerta que ya estaba abierta

Dominará el consejo de Telecom Italia gracias a la escasa resistencia de los fondos

Bolloré ha propuesto 10 de 15 consejeros, pese a que solo tiene un 24% de las acciones

Tienda de Telecom Italia en el centro de Río de Janeiro (Brasil).
Tienda de Telecom Italia en el centro de Río de Janeiro (Brasil).

Vincent Bolloré, presidente de Vivendi, dominará pronto el consejo de Telecom Italia con solo una participación minoritaria. Los puristas de la gobernanza podrían gruñir ante posibles conflictos, pero hasta ahora la resistencia ha sido débil, y la influencia del tiburón francés no ha sido mala.

La reunión del consejo de Telecom Italia el 4 de mayo podría dar al magnate de los medios el control de facto. Adquirió una participación en el grupo de telecomunicaciones en 2015 y nombró a cuatro consejeros el año pasado. Ahora propone 10 miembros, y quiere reducir el número total a 15. Eso lo dejaría con una representación que duplicaría su cuota accionarial, del 24%.

También podría poner al CEO de Vivendi, Arnaud De Puyfontaine, en el cargo de presidente. Que eso sea realmente control o solo una significativa influencia es debatible, ya que cinco de los miembros que ha presentado Bolloré se consideran independientes.

Los otros accionistas de la teleco podrían estar nerviosos ante la creciente influencia de Vivendi. Por un lado, hay razones para la incomodidad por los otros intereses de Bolloré. Vivendi vende su contenido multimedia a Telecom Italia, y el grupo ya tiene otros negocios en Italia, incluida una batalla legal en curso con Mediaset. Aunque Telecom Italia no está controlada por el Estado, su afrancesamiento podría exacerbar las tensiones con el Gobierno italiano, que ya está construyendo una red rival de banda ancha mediante la pública Enel.

Hasta ahora, sin embargo, los accionistas no tienen mucho de qué quejarse. Desde la aparición de Bolloré, Telecom Italia ha acelerado las reducciones de costes, un paso necesario para mantener su deuda bajo control, al tiempo que mantenía la inversión para contrarrestar la amenaza de Enel. Además, hay un desafío galo mayor, que tiene la forma de Iliad, el grupo de telefonía móvil, que quiere romper el ya encarnizado mercado de Italia.

Eso podría explicar por qué los fondos locales, que podrían haber presentado una alternativa a los 10 candidatos al consejo de Vivendi, solo ha ofrecido cinco. Por muy nervioso que pongan a Italia los tiburones franceses, a este lo están dejando pasar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas