Blogs por Alexis Ortega

La FED (Yellen) sigue sin aclararnos nada.

Día relativamente tranquilo ayer en los mercados sin apenas referencias económicas destacables. La atención de todos se centraba en la intervención de Janet Yellen, Presidenta de la FED, a primera hora de noche de ayer en un acto en la "Escuela Gerald Ford de Políticas Públicas" de la Universidad de Michigan.

El mensaje de Yellen de ayer fue el habitual: la Reserva Federal quiere, de forma gradual, seguir subiendo los tipos de interés. Según ella, la economía estadounidense está en un momento "bastante saludable", por lo que se mantiene el objetivo de situar los tipos de interés en un nivel más neutro y dejar que la economía crezca sin apoyos y a un ritmo estable. Los tipos de interés se sitúan ahora entre el 0,75-1,00%.

No obstante, el número de subidas de tipos de interés de aquí a final de año sigue siendo una incógnita. Stanley Fischer, vicepresidente de la FED, a finales de marzo apostaba por dos subidas de tipos en lo que resta de año, mientras que de la última reunión del FOMC parecía desprenderse de entre 2-3 subidas adicionales. Yellen recordó ayer que la inflación todavía se encuentra por debajo del 2%, (el PCE subyacente, verdadero objetivo de precios de la FED, se encuentra en el 1,8%) y la tasa de paro se encuentra en el 4,5% su nivel más bajo en los últimos diez años. Ello debería elevar el nivel de inflación en los EE.UU ya que la tasa de paro de está por debajo «del nivel donde podría mantenerse sin generar inflación [...] (por lo que la FED) debe adelantarse a los acontecimientos» y mantener el ajuste monetario iniciado a finales del 2015. Pero la verdad es que ello no esta ocurriendo.

Por último añadió que «... el hecho de que podamos crear tantos empleos en una economía que crece al 2% es una señal de la baja productividad». Para ello, apuntó que la nueva administración debería acometer una serie de reformas para elevar este nivel de crecimiento. En su "lista" no aparecen ni la bajada de impuestos ni la derogación del Obamacare. Yellen tampoco se refirió a los planes de estímulo fiscal ni al programa de inversión pública en defensa e infraestructuras que es señalado como un factor que puede "acelerar" el ritmo de subida de tipos. Este enfrentamiento entre la Casa Blanca y la FED esta siendo un foco de atención inusual para predecir la trayectoria de los tipos de interés en los EE.UU.

Mientras tanto, al otro lado del Atlántico, se acercan las elecciones presidenciales en Francia (a dos vueltas, el 23 de abril y el 7 de mayo) y la incertidumbre aumenta ya que las distancias entre los contendientes, según los sondeos, se estrechan. Jean-Luc Mélenchon, el líder de la izquierda radical, viene protagonizando en las últimas semanas un fuerte ascenso en los sondeos que ya le sitúa en tercer lugar, justo detrás de Marine Le Pen y Emmanuel Macron, pierden impulso. François Fillon, el candidato abandonado a su suerte por la derecha, se sitúa en cuarto lugar.

No obstante, los cuatro candidatos se sitúan en torno al 18-20% de la intención de voto. Cualquier resultado puede producirse. A estas alturas solo Marine Le Pen parece tener garantizada el pase a la segunda vuelta. Un enfrentamiento el 7 de mayo entre los extremos (la derecha de Le Pen frente a la izquierda de Mélenchon) sería el peor escenario para el Frente Nacional. Cualquier otra opción no permite garantizar que el mensaje antiglobalización de Marine Le Pen no sea del agrado de los votantes de izquierda. En ese caso, agrupar el voto anti-Le Pen, como ocurrió con su padre en el 2002 (82,2% Chirac vs. 17,8% Le Pen), en un solo bando será prácticamente imposible.

¿Ocurrirá otro acontecimiento en la línea del "Brexit" o la victoria de Trump?

Comentarios

(En efecto, que con un avance insignificante de la Renta —PIB—, o incluso retrocediendo, se creen puestos de trabajo, es en sí mismo que la productividad general está cayendo. Sin embargo, la productividad del Trabajo & Empresa no para de crecer. ¿Qué es lo que hunde la productividad general? No cabe la menor duda. Es la extracción aproductiva de rentas —inmobiliarias, pensiones, financiero-fijas y sueldazos—. El problema es, pues, el fenomenal sanguijueleo popularcapitalistita en que nos hemos metido desde los 1980. Ahora, dado el inmenso endeudamiento general —y, con él, la enorme porción de la Renta que hay que destinar a honrarlo—, lo que terminaría por aplastar el Trabajo & Empresa sería que el nivel de tipos de interés se estabilizara por encima del ritmo de aumento de la productividad general. De ahí la «Represión Financiera», es decir, que estructuralmente nos veamos obligados a mantener los tipos de interés muy bajos durante muchos años. No es, pues, la retórica coyunturalista del estímulo la que corresponde a esta política monetaria de tipos de interés tan bajos y elefantiasis del Balance del banco central —eufemismo para referirse al préstamo masivo sin prácticamente interés, del soberano monetario a favor de entidades financieras y cuasifinancieras privadas—. La perspectiva no es coyuntural —4 años—, sino estructural —40 años—. Pero ello no quiere decir que no siga habiendo ciclos coyunturales. Que las autoridades monetarias anden ahora haciendo como que suben los tipos de interés de intervención, no significa que vaya a «normalizarse» estructuralmente la extracción aproductiva de rentas financiero-fijas, sino que ven que viene en 2018 una recesión coyuntural para la que conviene, por prudencia, recuperar munición. Nuestra tesis es que esta recesión coyuntural es distinta porque coincide con un recrudecimiento del proceso de Transición Estructural, que se va a ver muy bien en España, la economía occidental más saturada de deuda.) EL SECTOR ESTÁ DEFENDIENDO QUE LA VIVIENDA BÁSICA ES UN BIEN GIFFEN.- En su afán por vender-para-alquilar, el sector está saliendo en tromba con el siguiente esquemita:- los residentes son pobres y no pueden permitirse «himbertir» en vivienda básica (comer carne);- la demanda residencial se reconcentra en el bien sustitutivo, es decir, en el alquiler (comer pan);- con el aumento de la pobreza, sube el precio del pan (encarecimiento y hotelización del inquilinato); y- el pan encarecido que no pueda ser absorbido por los pobres, será consumido por turistas (turistificación de barrios y ciudades). «Himbirtamos», pues, en panaderías para pobres y sus suplentes, los turistas. En nuestra modesta opinión es justo al revés: SOMOS POBRES PORQUE HEMOS SUBIDO EL PRECIO DE LOS INMUEBLES PARA CREERNOS RICOS; y si ahora subimos el precio de los alquileres, seremos más pobres aún. Gracias por leernos.
(P.S.: Convendría profundizar en esta cuestión de la presencia de «elementos Giffen» en lo inmobiliario.)
Normas