Ahorro previsión

La mitad de los planes de pensiones de renta fija pierde en el año

El alza de tipos de la deuda con Trump desata los números rojos

Los mayores planes, de más de 1.000 millones, también pierden

planes de pensiones Ampliar foto

Los planes de pensiones de renta fija han sido largo tiempo la fórmula recomendada para los partícipes más próximos a la jubilación. El alza de tipos de la deuda que se aprecia en el mercado desde el último trimestre del pasado año cuestiona sin embargo su carácter conservador y pone de evidencia que la renta fija también arroja pérdidas, aunque no sean de la magnitud de las bursátiles.

El mercado de deuda dio un vuelco en noviembre del pasado año con el triunfo electoral de Donald Trump. Desde entonces ha calado entre los inversores la idea de que en Estados Unidos se acelerarán el crecimiento y la inflación, y con ello las alzas de tipos de interés, que ya ha comenzado a acometer la Reserva Federal. Además, en la zona euro se extiende la expectativa de que el BCE empezará en algún momento a dar señales para una retirada de estímulos, lo que también ha impulsado las rentabilidades de la deuda soberana de la región. Y a medida que suben los tipos de los activos de renta fija, caen sus precios, provocando la pérdida de valor de las carteras de fondos y planes de pensiones de deuda.

En lo que va de año, la mitad de los planes de pensiones de deuda de la zona euro a corto plazo está en números rojos. Y en el caso de los planes de deuda de la zona euro a largo plazo, el porcentaje en pérdidas se eleva a dos tercios del total, según datos de la consultora VDOS Stochastics. Los planes de pensiones dan la medida de su rentabilidad en el largo plazo, dada su condición de producto destinado a complementar la pensión pública tras la jubilación. Pero el cambio de rumbo en la renta fija, con el alza de rentabilidades, abre una nueva etapa que pone fin a largos años de ganancias en este tipo de activos y que va a obligar a las gestoras a dar una respuesta a sus partícipes.

La rebaja de comisiones, con la que ir protegiendo décimas de rentabilidad a medida que el mercado se hacía más adverso, y la diversificación de la cartera con la incorporación de activos con más rentabilidad, y más riesgo, son las dos grandes bazas de las que disponen las gestoras para afrontar el impacto de las alzas de tipos en los planes de pensiones más conservadores.

“El entorno de mercado obliga a incorporar más riesgo, a invertir en renta fija corporativa, en bonos de alto rendimiento, a más plazo e incluso en divisas distintas al euro”, explica Xavier Bellavista, director de inversiones de Mercer, que recuerda además que las gestoras afrontan el hecho de que, a resultas de los tipos de interés en negativo, han empezado a pagar por la liquidez en tesorería, normalmente cuando supera el 1% del patrimonio.

El éxito en las estrategias de gestión es sin embargo muy desigual, a la vista del cómputo de rentabilidades. “Siempre hay unas gestoras más hábiles que otras y el momento actual de mercado de la renta fija es el peor, lo difícil es el momento de transición hasta que los tipos de referencia suban en la zona euro”, señala Paula Mercado, analista de VDOS Stochastics, que insiste en que “es necesario que la gestión de los planes de pensiones de renta fija sea más activa”.

Renta 4 y Vidacaixa, cara y cruz

Renta 4 Gestora es una de las que logra un saldo positivo en sus planes de pensiones de deuda. El Renta 4 Renta Fija se sitúa a la cabeza de rentabilidad en renta fija a corto plazo en lo que va de año, junto al Banca Pueyo I, con una ganancia del 0,65%. El gestor de Renta 4 Pensiones Óscar Moreno explica que la cartera ha asumido algo más de riesgo en deuda subordinada de bancos, que ofrece más rentabilidad, a raiz de la victoria de Trump, con posiciones en emisiones de RBS, Ibercaja o CaixaBank. La duración media de la cartera es de 1,7 años.

“Un fondo como el nuestro habría ganado más con un plazo más largo, pero también con más volatilidad. El producto está pensado para alguien que se va a jubilar en un plazo de tres a cuatro años”, añade Moreno. Este plan gana el 0,94% en los últimos seis meses, coincidiendo con el punto de inflexión en el mercado de deuda, y acumula una ganancia del 6% en los tres últimos años. Su comisión es del 1,10%, incluida la depositaría.

En el otro extremo del ránking de rentabilidades aparece VidaCaixa Pensiones, la gestora de Caixabank, con las mayores pérdidas en lo que va de año tanto en planes de renta fija a corto como a largo plazo. La entidad gestiona además los mayores planes de esta categoría por volumen de patrimonio, el Plan Caixa 10 Dinero y el Plan Caixa Ambición, que superan los 1.000 millones de euros junto al BBVA Plan Monetario. Los tres están en pérdidas en el año.

“Las rentabilidades de los fondos de renta fija estarán por debajo de la media histórica. Gestionando activamente la duración podemos ayudar a conseguir rentabilidad positivia a cierre de año”, afirma la gestora catalana.

El ajuste en comisiones

Las gestoras han ido ajustando las comisiones de gestión de los planes de pensiones de renta fija, aunque el margen para proteger la rentabilidad por esta vía ya es escaso. La comisión media de gestión de los planes de renta fija a corto plazo cedió una décima de 2015 a 2016, en el 0,91%, y se mantiene ahí hasta la fecha, según datos de VDOS. En BBVA aseguran que la comisión de gestión de sus planes de deuda se han reducido el 75% en los últimos dos años.

Normas