Tribuna

Alta velocidad, una historia de éxito

El ministro de Fomento hace balance de los 25 años del AVE

La alta velocidad española constituye una de nuestras mejores credenciales como país, no sólo dentro de nuestras fronteras, sino también en el ámbito internacional.

Desde que se puso en servicio la primera línea entre Madrid y Sevilla, hace justo 25 años, son muchos los hitos que se han conseguido. De hecho, 357,5 millones de viajeros se han subido desde entonces al tren de alta velocidad, más de 35 millones el pasado año.

A este desarrollo ha contribuido, sin lugar a dudas, la calidad de los servicios ofrecidos y la nueva política comercial de Renfe, que ha permitido acercar la alta velocidad a un número cada vez mayor de viajeros.

La red española de alta velocidad es la más extensa de Europa, con más de 3.000 kilómetros, y la segunda del mundo, después de la infraestructura ferroviaria China. Además, el tren es el principal modo de transporte colectivo elegido en nuestro país para trayectos peninsulares de larga distancia.

El desarrollo de estos 25 años ha permitido que, potencias como Arabia Saudí, Estados Unidos o Reino Unido, hayan invitado a las empresas españolas a participar en el diseño y operación de nuevos servicios de alta velocidad. El know how acumulado por Renfe y el sector español es una de las principales tarjetas de presentación de la Marca España.

El crecimiento de la demanda en los servicios de alta velocidad ha sido posible gracias a una notable inversión pública y a un desarrollo tecnológico sin precedentes que han situado a nuestro país a la vanguardia del mercado mundial.

Por todo ello, no me cabe duda de que la alta velocidad española seguirá cosechando éxitos e incrementando, si cabe, el destacado papel que ya ha jugado en la historia de España.

El crecimiento de la demanda en los servicios de alta velocidad ha sido posible gracias a una notable inversión pública y a un desarrollo tecnológico sin precedentes

Normas