Apple prescinde de Imagination y sus chips

La compañía abandona otro proveedor para hacer sus propios componentes

Apple
Tienda de Apple en Sidney (Australia).

Imagination Technologies, proveedor de chips de Apple, perdió el lunes más del 60% de su valor de mercado –una caída de más de 525 millones de euros–, después de que el fabricante de iPhone dijera que dejaría de usar la tecnología de la firma británica en un plazo de entre 15 meses y dos años. La propiedad intelectual de Imagination se utiliza en chips de procesamiento gráfico de iPhones, iPads y Apple Watches.

La pérdida golpea a la compañía de dos maneras. El daño a su negocio es obvio. Los honorarios y royalties de Apple rondan los 71 millones de euros anuales, equivalentes a la mitad de las ventas de Imagination en operaciones continuadas. Además, hay costes directos “mínimos” asociados con estos ingresos, según la empresa; es decir, el beneficio antes de impuestos, estimado en unos 35 millones de euros en el periodo mayo 2017-abril 2018, podría transformarse en pérdidas por la misma cantidad. Por otro lado, ha habido rumores de que Apple, que posee el 8% de Imagination, podría adquirir la firma. Las probabilidades de que esto suceda se han reducido considerablemente, y puede que los inversores hayan estado valorando la implicación de Apple dos veces en el precio.

Los chips gráficos se han vuelto cada vez más importantes para los dispositivos móviles; sus capacidades son cruciales para las ventas de los teléfonos de Apple, y lo serán también para las aplicaciones de realidad virtual, un área que será importante para la empresa, según ha sugerido el CEO, Tim Cook. También podrán aplicarse para el aprendizaje automático.

Asimismo, a Apple le gusta diseñar por sí misma los componentes especializados. Imagination y otras empresas relativamente pequeñas corren ese riesgo teniendo al gigante como un cliente hegemónico. El equipo de Cook puedo actuar con sangre fría con los proveedores, como en 2006, cuando PortalPlayer perdió más del 40% de su valor al saberse que Apple no usaría sus chips para el próximo iPod.

Imagination está haciéndose la dura. Dice que será “sumamente difícil” para Apple diseñar chips gráficos propios sin infringir la propiedad intelectual de su ahora exproveedora. No parece que los inversores compartan esa visión.

Normas