Las pymes incorporan la industria 4.0 para crear fábricas más inteligentes

Introducen digitalización, automatización y ‘big data’

La tecnología aumenta la eficiencia y optimiza los stocks

Fabricación asistida por ordenador.
Fabricación asistida por ordenador.

Las pymes españolas han comenzado a incorporar la industria 4.0, una nueva revolución tecnológica que cambia la forma de producir, aumentando considerablemente su eficiencia, productividad y competitividad. El proceso, que convierte a las fábricas en inteligentes, integra elementos como la digitalización, la automatización, realidad virtual, big data, internet de las cosas, robótica, movilidad y cloud.

Y se basa en la obtención e interrelación del máximo número posible de datos para mejorar cualquier ámbito o aspecto de la cadena de producción y venta. Entre los beneficios destaca la mejora de todos los procesos y el aumento de la rentabilidad. Algunos expertos cifran el incremento de la productividad en más del 20%.

“Al permitir tomar decisiones con más rapidez y precisión, la industria 4.0 eleva la eficiencia de la planta, mejora la calidad y optimiza los stocks”, apunta Benito Cerrillo, director de información de Vichy Catalán y vicedecano de nueva industrialización del Colegio de Ingenieros en Informática de Cataluña.

  1. Vichy Catalán. En la jornada organizada por Executive Forum, Benito Cerrillo explicó que esta empresa está redefiniendo en el nuevo plan de sistemas cómo ir incorporando la nueva oleada de tecnología.
  2. SH Elektrodaht. La adaptación a la industria 4.0 de esta compañía, según Enrique Bertrand, ha mejorado sustancialmente los procesos y la trazabilidad, además de convertirla en factoría sin papeles.
  3. Cequip. Los fabricantes de bienes de equipo de este clúster han conseguido importantes mejoras en los métodos con la aplicación de la industria 4.0 y comparten mejores prácticas, apunta Joaquim Minguella.

Al incorporar la industria 4.0 en su cadena de fabricación, Vichy ha conseguido “reducir el ciclo de producción, los defectos de los productos, las mermas, los plazos de entrega y la carga de trabajo”. Además, según señaló la secretaria general de Industria y de la Pyme, Begoña Cristeto, durante una jornada organizada por Executive Forum, esta nueva revolución “permitirá mejorar los modelos de negocio y hacer productos inteligentes, como dispositivos que interactúan entre sí, tejidos que controlan la temperatura corporal, etc.

”Pero ¿qué pasos debe seguir una empresa para implantar la industria 4.0? Joaquim Minguella, profesor de la Universidad Politécnica de Cataluña y director del Máster en Ingeniería de Producto y Procesos de Fabricación de la Fundació CIM, aconseja empezar por “revisar los procedimientos e implementar en cada uno de ellos las herramientas 4.0 que aumenten su valor añadido”. Este proceso puede ser largo y tedioso, pero en las pymes “se puede concentrar en las actividades diferenciales que constituyen la base de su modelo de negocio”.

El consultor Mario Velando, de Zemsania, sostiene que cada empresa debe plantearse unos objetivos y determinar los datos e indicadores que necesita analizar sobre la cadena de producción, productos, clientes, socios y entorno. “Hay dos tipos de información: la que ya existe en bases de datos u otros formatos y la que aún está desestructurada en múltiples hechos y eventos”. Los expertos recomiendan crear un observatorio que recopile datos y genere conocimiento.

Para ello, se deben introducir “herramientas que capturen e integren esos datos y después los exploten en forma de nuevos servicios y aplicaciones”, explica Enrique Bertrand, director técnico de Software AG España. En este proceso, añade Velando, las pymes pueden utilizar cualquiera de las plataformas tecnológicas disponibles en el mercado que segmentan el control en producción, averías, seguridad, trazabilidad o utilización de recursos, entre otras áreas.

Como resultado se creará una cadena de suministro, producción y funcionamiento inteligente, cuyo siguiente paso será desarrollar modelos predictivos que ayuden a evitar cualquier posible problema o anomalía. Por ejemplo, “ya no hará falta probar un producto al final de la cadena de ensamblaje para asegurarse de que se ha fabricado correctamente”, afirma Bertrand.

Un brazo mecánico en la planta de Vichy Catalán.
Un brazo mecánico en la planta de Vichy Catalán.

¿Cuánto cuesta implementar estas herramientas? Ana Escribano, responsable de marketing y comunicación de Zemsania, señala que antes de dar un precio hay que analizar las necesidades de cada empresa. Algunos de los proyectos realizados por esta consultora, con una duración de tres meses, han requerido una inversión de entre 15.000 y 20.000 euros.

En general, según Minguella, en la creación de una factoría inteligente los equipos tecnológicos suponen alrededor del 20% de la inversión; la adaptación de software, en torno al 30%, y la formación y contratación de nuevos profesionales, el 50% restante.

Normas