Breakingviews

Lloyd’s ejemplifica el ‘brexodus’ fantasma

El mercado de seguros confía en que la salida de personal a la nueva oficina de Bruselas sea pequeña

El personal de Lloyd’s enLondres celebra el Día del Armisticio, en noviembre.
El personal de Lloyd’s enLondres celebra el Día del Armisticio, en noviembre.

Lloyd’s resume el éxodo fantasma de Londres. Un día después de que el Reino Unido anunciara formalmente el inicio de su proceso de salida de la UE, su mercado de seguros más conocido ha confirmado sus planes de abrir una oficina en Bruselas. La salida de personal –apenas decenas, de una fuerza de trabajo total cercana a los 900– es consistente con la idea de que el brexodus será un goteo constante y no un torrente.

Lloyd’s supervisa y apoya 99 consorcios en el mundo, que en 2015 suscribieron el 11% de sus primas brutas emitidas en el Área Económica Europea. La medida llega tarde a la fiesta. El riesgo de que las entidades británicas pierdan acceso a clientes europeos después del brexit era evidente desde la votación de junio. Pero la mayoría, como HSBC y Aviva, ya tienen filiales en el continente. Cuántos empleados deben mudarse en realidad está en función de la cantidad de negocio que cada grupo tiene en la UE, y de cuán nerviosos puedan estar los reguladores europeos por el cambio de circunstancias.

UBS ha dicho que un quinto de sus 5.000 empleados de Londres podría verse afectado, pero algunos banqueros piensan que el éxodo será menor

No hay manera de ver este flujo como algo bueno. Incluso si cada empresa financiera mueve solo el 10% del personal, podría seguir estando en riesgo una proporción tangible de los 71.000 millones de libras (66.000 millones de euros) en impuestos que las empresas de servicios financieros generaron en 2016. UBS ha dicho que un quinto de sus 5.000 empleados de Londres podría verse afectado por el brexit; en el caso de JP Morgan, sería un cuarto de sus 16.000 trabajadores.

Sin embargo, de forma anecdótica hay banqueros de las grandes firmas que piensan que el éxodo será menor, y Londres mantendrá su estatus de centro financiero. Si bien parece improbable un acuerdo de libre comercio con la UE en condiciones favorables para el sector financiero, no es imposible; y la primera ministra Theresa May dijo el miércoles que un futuro acuerdo comercial debería cubrir los servicios financieros. Es más simple: no hay muchos financieros que quieran salir de Londres. Lloyd’s solo hace lo que las demás: adquirir una opción que espera que venza perdiendo valor.

Normas