El doble uso: una nueva oportunidad de negocio para pymes

La transferencia de tecnología de doble uso es la habilidad de adaptar un desarrollo militar para la vida civil, y viceversa.

pymes

La industria derivada de la defensa de la Unión Europea tiene un gran impacto económico debido a su gran volumen de negocio, sus inversiones en I+D y el número de empleos que genera. Sin embargo, los recortes presupuestarios en la investigación han provocado que se plantee la necesidad de un mejor aprovechamiento de los productos y servicios dirigidos inicialmente a defensa, pero con posibles dobles usos.

De ello se podrían beneficiar tanto las grandes empresas como numerosas pymes que participan activamente tanto en el sector civil como en el de defensa y, además, se crearían nuevas oportunidades de diversificación. Por un lado, para la industria de defensa se abrirían nuevos mercados y, por otro, la industria civil podría introducirse en un mercado tradicionalmente cerrado, ampliando su oferta de productos y servicios. Esta tendencia ha sido bautizada como 'Doble-uso'.

Por lo general, existen dos maneras de desarrollar tecnologías de doble uso, bien por un proceso interno dentro de una organización, bien mediante un proceso de externalización, como puede ser la concesión de licencias o la colaboración entre empresas. En definitiva, lo que se busca es que pymes que desarrollen innovaciones para usuario final, puedan reutilizarlas con modificaciones para la industria militar. Y viceversa. Que empresas que trabajan habitualmente con tecnologías militares, puedan reutilizarlas y darles una aplicación en el ámbito civil.

Importancia de la tecnología de doble uso para las pymes

Las pymes pueden encontrar grandes oportunidades en el desarrollo de tecnologías de doble uso, transfiriendo e integrando sus aplicaciones innovadoras en productos y servicios aplicados a defensa. Según la guía de ayudas para pymes y regiones elaborada por la Comisión Europea, los Ministerios de Defensa pueden beneficiarse de esta estrategia de doble uso, apoyando la innovación, manteniendo un alto nivel de calidad y reduciendo su presupuesto para inversiones en tecnología.

La guía recomienda a las autoridades públicas facilitar los procesos del doble uso, con el fin de maximizar sus inversiones en I+D, mejorar la especialización en nichos de mercado y apoyar la diversificación sectorial de empresas regionales con el objetivo de generar empleo. Por su parte, la Unión Europea ha puesto en marcha varios programas de financiación para empresas que contribuyan al diseño o la implementación de acciones en el ámbito del doble uso. Las pymes pueden beneficiarse de los programas COSME, Horizonte 2020 y los Fondos Estructurales y de Inversión Europea (FEIE) que ofrecen instrumentos personalizados para introducirse en este tipo de tecnología.

Normas