El futuro de la Unión Europea

Del terremoto del 'brexit' a los máximos de Wall Street

Los inversores vuelven a la renta variable tras las fuertes caídas iniciales

Comportamiento de la Bolsa española y británica Ampliar foto

El pasado 24 de junio los inversores amanecieron con el triunfo inesperado del brexit. El mercado venía descontando en las últimas semanas que los partidarios de la secesión de la Unión Europea fracasarían. Sin embargo, en un ejemplo más de cómo las encuestas fallaron en 2016, al final los separatistas ganaron la partida. El día después del referéndum las ventas se apoderaron de las Bolsas mundiales. Parecía que el mundo se acababa. El Ibex 35 fue, de lejos, el índice más afectado con una caída del 12,35%, la mayor desde la creación del selectivo en 1992. Al descenso de ese día le siguieron los registrados en la sesión siguiente, llevando al índice español a marcar mínimos de junio de 2013.

Pero el comportamiento de la Bolsa española no fue distinto al de otras plazas. El día que siguió al referéndum, el Eurostoxx cedió un 8,62%; el Cac francés, un 8% y el Dax alemán bajó un 6,82%. Al otro lado del Atlántico, la tendencia bajista tuvo su réplica con el Dow Jones cayendo un 3,4% y el S&P 500 retrocediendo un 3,6%.

En las jornadas posteriores a la votación, los analistas creían que los mercados tardarían en recuperarse de este golpe. La mayoría de los expertos apostaban por deshacer posiciones en la renta variable y se refugiaban en activos como el bund. Sin embargo, el temor duró poco. A menos de tres meses de aquel evento, ya en septiembre, la Bolsa española superaba los niveles previos al brexit. A comienzos del noveno mes del año, el selectivo se alzaba con los 9.000 puntos. Después llegaría la victoria de Donald Trump, el catalizador que sirvió de impulso a la renta variable y permitió a los más escépticos sacudirse los temores.

Se cumplen nueve meses de la celebración del referéndum y ahora que el Gobierno de Theresa May activa el artículo 50 del tratado de Lisboa, las Bolsas parecen haber olvidado aquel viernes negro, una especie de mal sueño que han superado con una facilidad pasmosa. El Ibex 35 acumula una revalorización del 35,8% desde los mínimos del 27 de junio y se sitúa ya en máximos de noviembre de 2015.

Pero si significativa es la mejora experimentada por la Bolsa española, más espectacular resulta el comportamiento del índice británico.Tres sesiones después del referéndum, el FTSE se sacudía los miedos y se alzaba por encima de los 6.338 puntos en que concluyó el 23 de junio. A partir de entonces, las subidas se sucedieron a gran velocidad y desde la votación acumula una revalorización 15,86%, situándose en zona de máximos históricos. Los ascensos registrados por el índice británico se ven apoyados, por contradictorio que parezca, en la caída de la libra. Las compañías que integran la Bolsa de Reino Unido tienen un marcado perfil exportador. Es decir, el desplome de la moneda británica es una oportunidad para estas empresas de incrementar sus exportaciones y comprobar cómo sus ingresos en divisa extranjera aumentan una vez se conviertan a libras.

Por compañías, las cotizadas británicas que más han subido desde el 23 de junio son precisamente las empresas del sector de recursos básicos, que se han visto favorecidas además, por el repunte de las materias primas.Glencore encabeza la lista con una revalorización próxima al 100%. Le siguen a cierta distancia Antofagasta (79%) y Anglo American (74%). En el lado opuesto se sitúa la aerolínea EasyJet (-35%), la empresa de telecomunicaciones BT (-26,5%) y la editorialPearson (-26%).

El buen comportamiento registrado por el Ibex y FSTE británico ha sido la tendencia imperante en el resto de Bolsas europeas.Desde que se celebró el referéndum, el Cac francés avanza un 13%; elDax alemán, un 18,4%;el Eurostoxx, un 14%. En Wall Street, el Dow Jones y el S&P500, inmersos en el devenir político de EEUU y con la vista puesta en las reformas de Donald Trump, se revalorizan un 14,4% y 11,4%, respectivamente y día a día revalidan sus máximos históricos.

La cara y cruz de las cotizadas españolas

IAG La aerolínea resultante de la fusión de British Airways, Iberia, Vueling y Air Lingus es la cotizada española con mayor exposición a Reino Unido. En concreto, el 36% de su facturación procede de allí. A pesar de la recuperación vivida por sus acciones en los últimos meses, sus títulos acumulan una caída superior al 10% desde el 23 de junio. No obstante, los resultados presentados a cierre de 2016 sorprendieron gratamente a los inversores. IAG ganó un 28,8% más (1.952 millones) pese a la caída de los ingresos.La compañía cifró el impacto de la devaluación de la libra en 460 millones.

Ferrovial A IAG le sigue la compañía que preside Rafael del Pino, con una exposición cerca al 35% de su facturación. Ferrovial opera cuatro aeropuertos enReinoUnido, entre ellos el de Heathrow. Desde la celebración del referéndum, las acciones la compañía retroceden un 0,58%. No obstante, los expertos creen que la compañía podría jugar un papel protagonista en las obras de construcción del aeropuerto londinense, algo que serviría para contrarrestar el impacto negativo de la caída de la libra.

Iberdrola El triunfo del brexit no ha desanimado a la compañía que en junio afirmó que continuará adelante con su negocio en las islas británicas. Desde entonces, los títulos de Iberdrola superan el impacto del resultado y se anotan un 9,5%, hasta los 6 euros.

Sabadell En 2015 la entidad catalana compró el banco británico TBS con el objetivo de diversificar su negocio. A pesar de su exposición al país de Theresa May, en 2016 el resultado de la entidad se vio más afectado por las cláusulas suelo que por la depreciación de la libra. El rally experimentado por la banca ha permitido la firma superar los niveles previos al brexit y desde entonces sus acciones suben un 13,3%.

Telefónica La exposición de la teleco obedece a su filial O2, compañía que intentó vender a Hutchison, pero que al final no recibió el visto bueno de Bruselas.Después del batacazo inicial sufrido por sus acciones Telefónica sube un 13,3% desde el referéndum y un 36% desde los mínimos registrados el 27 de junio (7,66 euros).

Santander La entidad se revaloriza un 34,4% desde la consulta.

Normas