Tribuna

Los oportunidades de las ‘small caps’ europeas

Las empresas de capitalización bursátil de entre 200 y 500 millones están cubiertas solo por tres analistas

En el pasado, las empresas de reducida capitalización han proporcionado rentabilidades atractivas a los inversores. Está claro que el número de ventajas de las empresas europeas de pequeña capitalización las convierten en una elección de activos atractiva y existen varias razones convincentes para invertir en empresas de este tipo en el primer periodo de 2017.

Existen muchas posibilidades dentro del universo de las compañías de pequeña capitalización. En Europa hay alrededor de 1.500 empresas en este universo con una capitalización de entre 200 millones y 5.000 millones de euros. Entre ellas, hay una gran proporción de empresas con un incipiente y veloz crecimiento, innovadoras y que en ocasiones se encuentran en atractivas zonas nicho del mercado, aunque también hay un determinado número que han caído al universo de pequeñas compañías porque están pasando por tiempos difíciles o se enfrentan a cambios estructurales a largo plazo. Existe potencial en las empresas bien gestionadas, con ventajas competitivas y con un alto grado de financiación que estén expuestas tanto a dinámicas de crecimiento interno como externo. En este punto hay que tener en mente que hacerlo requiere un diagnóstico detallado y una investigación profunda que ayude a elegir las compañías óptimas.

Una de las características más interesantes de las empresas de pequeña capitalización es el hecho de que la cobertura por parte de analistas es más baja que la de las grandes compañías. Así, las empresas de capitalización bursátil de entre 200 y 500 millones de euros están cubiertas por tres analistas sell-side, así como las compañías de entre 500 y 1.000 millones de euros. Este hecho es comparable con los 24 analistas que hay para empresas de alrededor de 15.000 millones de euros. Estos bajos niveles de análisis unidos a menudo a amplios seguimientos centrados en áreas geográficas pueden mostrar una ineficiencia en el mercado con anomalías interesantes de los precios. Es decir, para los inversores bursátiles pacientes, es posible encontrar tesoros por descubrir con un atractivo modelo de negocio que tengan perspectivas de crecimiento, pero que estén subestimados por el mercado.

Así, el universo de empresas de pequeña capitalización es un área interesante para el stock picking, teniendo en cuenta que 2017 está ofreciendo a los inversores oportunidades atractivas para comprar en este tipo de activos. Las small caps europeas tienen una mayor exposición a aquellos sectores económicamente más sensibles al mercado, como el industrial o IT. Estos sectores tienden a tener un buen comportamiento cuando las condiciones macroeconómicas están al alza, como las que estamos viendo actualmente en Europa y, además, fomentan el crecimiento. El sólido aumento de las ganancias en 2016 –cuyas perspectivas son similares para 2017– y el buen comportamiento que ha habido los últimos 12 meses, ha supuesto que las compañías de pequeña capitalización se hayan reducido y ofrezcan ahora un valor atractivo en relación al resto del mercado en línea con su naturaleza a largo plazo. Los riesgos políticos en 2017 seguramente provocarán una mayor volatilidad, pero pueden conllevar oportunidades de compra interesantes en contra de las condiciones económicas y la continuidad de políticas monetarias acomodaticias.

"Las 'small caps' europeas tienen una mayor exposición a aquellos sectores económicamente más sensibles al mercado, como el industrial o IT"

Además, los balances de las empresas de capitalización reducida están particularmente en buena forma ya que tienen una deuda neta media con un ebitda inferior al 1,3%. Otra característica interesante del mercado en 2016 fue la capacidad que tuvieron las empresas para aprovechar moderadamente sus balances y hacer adquisiciones con precios razonables para consolidar sus mercados finales, lo que implicó un aumento de sus beneficios, aspecto que se reflejó también en su liquidez. Este acercamiento seguirá siendo apropiado para las compañías, ya que continuarán buscando un crecimiento limitado a nivel mundial. Cabe destacar también que ya ha habido en Europa un notable repunte en la actividad de fusiones y adquisiciones a gran escala que ha beneficiado a las pequeñas y medianas empresas y se ha visto reflejado en sus resultados del primer periodo de 2017. Concretamente, Europa tiene un gran número de empresas líderes mundiales con una capitalización bursátil de menos de 5.000 millones y el actual entorno económico y de política monetaria resulta favorable para la renta variable europea en general y, en particular, para las empresas de pequeña y mediana capitalización.

Charles Anniss es Small- and Mid-Cap Portfolio Manager de UBP.

Normas