Editorial

Autonomía laboral para la CNMV

Al tiempo que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) amplía sus capacidades supervisoras con el objetivo final de que el marco de actuación de los mercados sea seguro, ágil y predecible, se da la paradoja de que sigue maniatada en su autonomía para contratar personal. El plan de actividades del organismo, presentado hace quince días, es ambicioso y bien encaminado, con líneas de actuación enfocadas a dar confianza a los inversores, proporcionarles transparencia y, además, con una muy estimable proactividad para hacer más atractivo el mercado español y contribuir a atraer negocio. Sin embargo, lo habitual es conocer casos de técnicos de la CNMV que fichan por el otro gran vigilante del sector financiero, el Banco de España. Lo cierto es que en el Banco de España se encuentran con unas condiciones laborales mucho más atractivas. La CNMV, en línea con la expansión de sus funciones supervisoras y de vigilancia debido tanto a la normativa europea como nacional,anhela un aumento de sus posibilidades para contratar –y retener– personal que la asemejen a la autonomía que para ello tiene el Banco de España. Es un importante aspecto que el Gobierno no debe descuidar en el rediseño de los organismos reguladores que tiene entre manos.

 

 

Normas