Industria

Cómo reducen las empresas el consumo de agua

Cómo reducen las empresas el consumo de agua

Hace ya algún tiempo, la inmensa mayoría de sectores económicos se concienciaron de la necesidad de otorgarle al agua la importancia debida. Asumieron la responsabilidad de gestionar correctamente “el bien más preciado del planeta” y devolver también el favor al medioambiente mediante proyectos en pro de la naturaleza.

“En estos momentos, el sector agrícola es el que más agua consume en nuestro país, a pesar de haber sufrido en los últimos años un importante proceso de tecnificación que está ayudando a la correcta gestión”, considera Alberto Garrido, director del Observatorio del Agua, que coordina la Fundación Botín. “Tres cuartas partes del consumo de agua se dedican a la agricultura”, indica.

Desde la Fundación Aquae aseguran que “cerca del 80% del agua consumida en España lo hacen los cultivos de regadío”, una necesidad imprescindible para el sector primario, pero que debe ponerse al día. Tras ello, el 14% se consume en entornos urbanos y un 6% en la industria. En ese pequeño pero importante porcentaje, las empresas se han concienciado y han decidido esforzarse en el uso correcto en la industria. “Todos los ámbitos de la industria se han implicado, motivados, en parte, por el coste extra que conlleva una mala gestión del agua”, afirma Garrido. Y no solo se controla el gasto excesivo –en ocasiones innecesario–, también se han logrado avances en los vertidos: “El ejemplo más claro viene de la industria textil, quienes han avanzado enormemente gracias a proyectos que proponen la recuperación y el tratamiento de aguas usadas”, señala.

“El objetivo ideal sería poder llegar a una reutilización de agua tal que permitiera a las industrias el aprovechamiento íntegro”, opina el experto. “Al igual que se hace en las zonas de Alicante y Murcia para riego, el siguiente paso lógico es hacerlo de manera interna en las fábricas”, añade. Esto significaría que el derroche sería igual a cero y el peligro de vertido, inexistente.

La recuperación, tratamiento de los vertidos o restauración de humedales, las medidas clave

  • Sector químico

La industria química consumió más de 80.000 millones de metros cúbicos en el año 2015. “El agua es para el sector una parte imprescindible, utilizada desde procesos de refrigeración o composición de productos, hasta en el consumo lógico de una fábrica”, comenta Jesús Soriano, director de Responsible Care España y de Feique, federación que agrupa a las principales compañías del sector.

“Somos una actividad muy regulada en cuanto a vertidos, por ello nosotros mismos autogestionamos el consumo: gastar más agua implica invertir más en depurarla”, explica Soriano. Sin embargo, “siempre hay cosas en las que se puede avanzar, por ejemplo, aplicar técnicas de secado de residuos para ser menos contaminantes”, apunta. En la actualidad existe un muro en cuanto a la mejora en la gestión y ahorro de agua para la industria química: “Hemos avanzado tanto en los últimos años que se hace cada vez más difícil mejorar”, asegura.

  • Bebidas

A veces hay que recordarlo: en las bebidas que más consumimos, como cerveza o refrescos, el agua es la materia prima principal. “Es el elemento vital de nuestro negocio, necesaria para el crecimiento de los productos agrícolas con los que se elaboran las bebidas y para el proceso de fabricación de las mismas”, declaran desde Coca-Cola España.

“Nuestras fábricas consumen una media de 1,84 litros de agua por cada litro de producto fabricado”, agregan en la compañía. Los esfuerzos se centran en compensar ese gasto mediante proyectos medioambientales. “Coca-Cola asumió hace años una serie de compromisos.Así, en 2016, hemos devuelto a la naturaleza más de 3.000 millones de litros de agua, lo que supone el 95% de la que incorporamos en las bebidas”, aseguran.

La reducción del consumo para los fabricantes de bebidas no es asunto fácil. Pese a todo, han usado un 17% menos entre 2010 y 2017, pero su compromiso está en proyectos de recuperación y protección de zonas de gran valor ecológico, como el humedal del Tancat de la Pipa, en Valencia, o la llamada Misión posible, que se enfoca en el cuidado de los recursos hídricos y la diversidad en las Tablas de Daimiel (Ciudad Real). En el mundo, Coca-Cola anunció en agosto de 2016 que había cumplido su meta de devolver a la naturaleza la misma cantidad de agua que utilizan.

Normas