Blogs por Alexis Ortega

La FED quiere aclararse.

Continua el "baile" de rumores en torno al ritmo de subida de tipos de la FED. Tras el relativamente decepcionante resultado de la última reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), en la que se subieron 1/4 de punto los tipos de interés, se especula con que la Reserva Federal no está de acuerdo con el mensaje con que el mercado se ha quedado. Ayer el presidente de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans, abrió la puerta a cuatro subidas de tipos de interés en EE UU este año, una más de las tres anticipadas previamente: " ... a medida que tengo más confianza en las perspectivas (económicas) podría apoyar tres (subidas) en total este año. Si la inflación comienza a crecer, solidificaría mi posición. Podrían ser tres, dos, o incluso cuatro si las cosas realmente repuntan".

Para 2017, la propia presidenta de la Fed, Janet Yellen, apuntó dos subidas adicionales "graduales" de continuar el sólido ritmo de crecimiento económico. En otro orden de cosas, pero muy ligado a las perspectivas de tipos de interés, Evans calificó de "muy elevadas" las promesas de Trump, de acelerar el ritmo de crecimiento a entre un 3 % y un 4 % anual mediante un fuerte estímulo fiscal. Para el presidente de la Fed de Chicago, aseguró que un ritmo del 3% debería ir "acompañado de ganancias en productividad" para que no genere inflación. La próxima reunión del FOMC será el 2-3 de mayo. Todas las "quinielas" están centradas en la reunión de junio.

El G-20 de este fin de semana (a nivel de Ministros de Finanzas) acabó con nuevas muestras de desavenencias entre EEUU y sus aliados en torno a la globalización. El primero logró retirar de dos menciones críticas a sus postulados económicos en la declaración final de la cumbre en Baden-Baden (Alemania):la condena al proteccionismo y el apoyo al acuerdo de París sobre cambio climático. Aunque parece ser la manipulación de los tipos de cambios, no fue parte de los conflictos, la guerra comercial es algo que no se puede dejar de descartar. La batalla se traslada a la cumbre del G20 de principios de julio en Hamburgo (de jefes de Estado/gobierno).

Finalmente Theresa May, según anunció el representante británico ante el Consejo Europeo, activará el próximo día 29 el artículo 50 del Tratado de Lisboa, casi nueve meses después de que los británicos decidieran en referéndum abandonar la UE. Con ello se pone en marcha el proceso conocido popularmente como "Brexit". Por su parte, la Union europea parece haber asegurado que presentará su primer borrador del plan de negociación en un plazo máximo de 48 horas tras recibir la notificación de Londres. Todo ello se tratará en una cumbre el 6 de abril. Luego vendrán dos años de negociaciones.

Desde la votación del pasado 23 de junio, la GBP se ha desplomado un 16,8% para posteriormente recuperar. Ayer volvió a debilitarse y es probable que la situación no mejore con el paso del tiempo. La bolsa de Londres, sin embargo, se ha revalorizado en un 17,2% (y marcado 16 máximos históricos nuevos)en el mismo periodo que la libra se ha debilitado. Precisamente cabe señalar el efecto positivo que sobre la economía puede tener la devaluación de la libra como el principal motor de la bolsa londonense.

Comentarios

SERÁ EN 2018.- Si, estando previsto que van a darte 3 'bananos' de 1 en 1, al darte el primero sale un tío importante —el presidente de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans— y te dice que, no obstante, te acabarán dando 4 «si las cosas realmente repuntan», ¿no te están diciendo que los 3 iniciales te los están dando con las cosas sin repuntar realmente o sin importarles sin repuntan o no? Te cuentan la película como si las subidas de tipos de interés fueran buenas para ti, pero centrémonos en qué nos están diciendo de verdad. Primer «blanco y en botella»: hay desvinculación entre la actividad/empleo y las subidas de tipos de interés de intervención de la FED. La cuestión es, entonces, qué es lo que lleva a las autoridades monetarias norteamericanas a subir los tipos de interés. Segundo «blanco y en botella»: como el dólar norteamericano no se deprecia ni a tiros, las autoridades monetarias norteamericanas suben los tipos de interés por la última razón —y más sencilla— que queda, que no es otra que recuperar munición para la que ven que se avecina. ¿Pero qué es eso que se avecina que requiere de tanta munición, no bastando para la intervención estabilizadora nuevas masivas «operaciones a mercado abierto», a las que nos han acostumbrado los últimos años? Tercer «blanco y en botella»: viene una recesión coyuntural de base inmobiliaria, es decir, concentrada en la desvalorización del «principal activo de vida» de las llamadas «clases medias»; recesión coyuntural que se enmarca en el proceso estructural de sustitución del modelo popularcapitalista ochentero por el nuevo Era Cero.El gran llanto y crujir de dientes será en 2018. Lo anticipará la Bolsa con seis meses de antelación. Gracias por leernos.
Normas
Entra en El País para participar